Razon de la esperanza

La verdad de Dios para el pueblo de Dios

Profecía bíblica, cap. 1 – “Profecías bíblicas” que NO se encuentran en la Biblia

Tengo planeado al menos dos artículos más de esta serie, en los que describiré las expectativas del fin del tiempo que pueden o no encontrarse en la Biblia, dependiendo de su interpretación; y las expectativas del fin del tiempo que están en la Biblia.

Yo crecí en el bosque. Por “bosque” no me refiero a un parque con algunos árboles dispersos, sino a un lugar donde los grandes terrenos estaban tan ahogados por la maleza y las espinas y las ramas caídas y las rocas de la última Edad de Hielo que era literalmente imposible atravesar. Mi mente regresa al bosque cada vez que me abro paso a través del matorral creado por nuestros profetas modernos. Debido a su creatividad, las predicciones que la gente dice estar en la Biblia superan, exponencialmente, las predicciones que realmente sí están en la Biblia. Por eso, antes de que podamos empezar a hablar de las profecías bíblicas, tenemos que limpiar el terreno de la maleza, las cosas que se le han dicho a la gente están en la Biblia, pero que parece que no podemos encontrar en ninguna página real de la Escritura. Escribo esto, no porque no me gusten las profecías bíblicas, sino porque las respeto demasiado como para verlas a la ligera.

La misma extensión de este artículo es el desafortunado efecto secundario de los muchos “mitos de la profecía” que hay afuera. Una razón para esto es que las predicciones del fin del tiempo son un gran negocio: observe los libros de Tim LaHaye, Jack Van Impe, Jonathan Cahn, John Hagee, e incluso David Jeremías. Sólo la serie de libros Dejados Atrás ha vendido más de 65 millones, sin mencionar las películas y la mercancía. Para Irwin Baxter no es difícil vender sus muy caros DVD’s; y hay sitios influyentes o grupos como Cristianos Unidos por Israel (CUFI) de Hagee. Muchos de ellos emplean la misma estratagema de apertura: “He estado estudiando y enseñando las profecías bíblicas por X número de años; por lo tanto, ¡deberías confiar en mí para saber lo que hay en la Biblia!”

De hecho, no: la Palabra de Dios nos dice qué creer, y el creyente no tiene necesidad de un Guardián de la Profecía para acceder a sus páginas.

Aquí nos enfocaremos en aquellos que enseñan con la Biblia en una mano, y los titulares de hoy en la otra. Hay dos problemas con su método: primero, asume que la profecía bíblica debe cumplirse en las noticias de hoy, a diferencia de los titulares de 582, 1007, 1851, o 2086 d.C.; dos, los expertos en profecía tienen la desafortunada tendencia de empezar con los titulares de las noticias, y luego leerlos de nuevo en la Biblia. ¿Un par de zorros vistos caminando por Jerusalén? (Sí, es algo real). Cumplimiento de la profecía bíblica, pero por supuesto, sólo después del hecho alguien lo señaló. Lo mismo pasa con la muerte de Kobe Bryant y el Coronavirus. ¿Revitalización religiosa en Rusia? Sí, alguien descubrió que fue un evento del Fin de los Tiempos, a pesar de que la Biblia no lo menciona, y de hecho nunca dice nada sobre Rusia. ¿Especies específicas de insectos muriendo? ¡Señal del Fin de los Tiempos! ¿Donald Trump se está resistiendo al anticristo, o es el anticristo? Mire a su alrededor, puede encontrar ambas declaraciones.

A pesar de que tomáramos las calles en protesta si algún teólogo colocara su propia tergiversación sobre la Biblia, no parpadeamos cuando los sumos sacerdotes de la profecía hacen básicamente lo mismo con los titulares de hoy. Ni siquiera profundizaremos en los gurús seculares como David Ickes o Alex Jones o los Terraplanistas, que predican un punto de vista apocalíptico con muy poca Biblia mezclada.

Si algunos evangélicos (y sí, algunos católicos, algunos ortodoxos, algunos adventistas, además de la mayoría de las sectas) son conocidos por este juego de manos, entonces los Testigos de Jehová tienen que conseguir el primer premio. Su modus operandi es concentrarse en la Ansiedad del Día, tocar a la puerta, mencionar lo molesto que está la gente por ello, y luego mostrar cómo ellos, los Testigos de Jehová, ¡lo vieron venir antes de tiempo! Prueba A: este número de la revista ¡Despertad! de octubre 1968: “¿Es más tarde de lo que crees? ¿Se está acabando el tiempo para esta generación? ¿Qué traerá la década de 1970?”

Tome cualquier titular del periódico de hoy, o de una revista, o de YouTube, o de su fuente de noticias, o de Facebook, y si realmente lo intenta, le garantizo que podrá encontrar un versículo de la Biblia que muestre cómo se predijo hace mucho tiempo. ¿Siria en las noticias? Sólo busca en la concordancia y encontrarás un versículo que encaje.

Por ejemplo:

Alguien calculó que el ataque sucedió el 77º día de la administración Trump, cuando él tenía – ¡un momento! – 70 años, 7 meses, 7 días de edad. Pero, son truquitos de números, nada más. Y bueno, Donald Trump envió unos pequeños misiles a un aeródromo vacío, uno que los sirios pudieron reparar rápidamente y empezar a usar de nuevo.

Otro ejemplo: Vi en la CNN: “La prometedora vacuna del Zika pasa a la siguiente etapa”. Y digamos que canalizo mi ingenio profético para armar un artículo como este:

“Apocalipsis 16 dice que habrá muchas plagas, que matarán a un gran número de personas. ¿Y qué vemos en las noticias? La gente está bajando con Zika, y tratando desesperadamente de encontrar una vacuna, en lugar de arrepentirse de sus pecados”.

Ahora bien – recuerda que hice esto “con los ojos vendados”, sin curiosear, pero veamos si puedo encontrar a alguien haciendo esto mismo. Un momento… Ok, solo necesito 15 segundos para encontrar a un tipo que “pruebe” el Zika fue predicho en la Biblia, también posiblemente la gripe aviar y el SARS. Y aquí alguien que dijo lo mismo – y mucho más!

Pero, un momento! He aquí una versión de 2020. Noten los cambios en lo que él encontró en la Biblia:

Fácil, ¿no? Entonces, sí, hay plagas en la Biblia, pero ni el Zika ni el Coronavirus como tal no aparecen, no de manera convincente, a pesar de lo que dijo el escritor. Tampoco el griego de Apocalipsis 6 “habla realmente” de Coronavirus.

Pero aquí está la prueba que deberíamos aplicar a tales predicciones: ¿Podría tal experto en profecías mostrarnos, no sólo cómo funciona su Sistema de Interpretación después del evento, sino antes de que las cosas sucedan? Por ejemplo, ¿podría el profeta del Zika habernos dicho hace 10 años que su forma especial de leer la Biblia predijo un virus transmitido por un mosquito llamado Zika? Porque, ahora, ¡ese sería un experimento interesante!

Es por eso, como regla general, que los que fijan las fechas insertan un “podría ser” en sus predicciones, proporcionando un escape por si (o cuando) no se cumple. Como en: “Bueno, George W. Bush podría ser el anticristo, hay un montón de pruebas, mucha gente lo dice; por supuesto, no fijamos fechas; de todas formas, no lo digo, pero ya sabes…” dejándolo en el aire. Aquí hay un ejemplo de la vida real: “El experto en el fin de los tiempos Irvin Baxter dice que la elección de Donald Trump juega un papel clave en la profecía, y tal vez es un catalizador para la tribulación”. Pero noten que él salió con esta observación sólo después de la elección de 2016. Y el artículo lo formuló en términos de lo posible, no de lo cierto: juega un papel clave, tal vez, un catalizador son términos deliberadamente borrosos. Usted y yo podríamos hacer lo mismo, con el pobre Kobe Bryant, por ejemplo.

¡Un profeta del Antiguo Testamento que actuara de esa manera habría durado poco!

Agreguemos otro aspecto: un maestro de la profecía tras otro usa lo racional: “La gente habla del cumplimiento de la profecía en nuestros días, ¡así que debe ser así!” El rapto debe estar cerca, porque todos lo creen. Los chips RFID deben ser la marca de la bestia, porque está en las noticias. En latín esto se conoce como Argumentum ad populum, que es una forma elegante de decir, es verdad, porque todo el mundo lo dice. Pero el fin de los tiempos no vendrá por votación popular, sino cuando el Padre lo diga: “el Padre puso en su sola potestad” (Hechos 1:7).

Ofrezco la siguiente lista de PROFECIAS BÍBLICAS POPULARES SELECCIONADAS QUE NO PUEDO ENCONTRAR EN LA BIBLIA. Algunos de estos son de la naturaleza, “Bueno, no es cierto, no digo que sí, pero puede ser”, lenguaje flojo diseñado para proteger el profeta.

Trump traslada la embajada de Estados Unidos a Jerusalén. También aquí. No, no se encuentra en ninguna parte de la Biblia.

Caída del Muro de Berlín.  Por extraño que parezca, ¡puedo recordar cuando la existencia del Muro de Berlín fue un signo del Fin! Su caída también es un signo del Fin, según Irwin Baxter y muchos otros. Pero busquen y no lo encontrarán en ninguna parte de la Biblia.

CERN en Suiza. El Gran Colisionador de Hadrones no está, aparentemente, destinado a ser un portal para los demonios o el anticristo. Hubo rumores sobre cómo algunos de sus trabajadores ofrecieron un sacrificio humano frente al edificio, pero resultó ser una broma, ¡y muy posiblemente se la jugaron a los expertos en profecías! Tienen sentido del humor, aunque uno muy oscuro. De todos modos, el CERN no está en la Biblia.

ISIS. Joel Rosenberg. Que, de hecho, ha disminuido y podría no existir por mucho más tiempo. No está en la Biblia.

Misteriosos estruendos y ruidos estridentes. De hecho, han existido durante siglos, y probablemente tienen una variedad de causas. No está en la Biblia.

Misteriosos sonidos de trompeta escuchados en todo el mundo. Estos pueden ser hechos por el hombre, naturales o sobrenaturales, pero siguen siendo esquivos – los videos de YouTube no constituyen una prueba de su existencia. No se encuentra en la Biblia como tal.

Visiones de ángeles o demonios en el cielo. No se encuentran en las profecías de la Biblia.

Aeropuerto de Denver, hogar del anticristo. Sí, la creencia en esto es algo real. Pero no está en la Biblia.

William Tapley decodifica el aeropuerto de Denver. Por supuesto, él cree que él mismo está predicho en el Apocalipsis también, que es uno de los Dos Testigos.

El mochilero que dice que Jesús viene pronto o “Gabriel se lleva la trompeta a los labios, el Señor vuelve” u “Oigo las trompetas, oigo las trompetas” … ¡y luego se desvanece! Esta es una clásica “leyenda urbana”, como señalo en otro lugar, no una historia real. No sólo eso, sino que ni siquiera el propio Gabriel sabe cuándo volverá el Señor, como Cristo dejó totalmente claro en Mateo 24:36. Así que, no está en la Biblia; y de hecho, es contrario a la Biblia.

Los días serán acortados. ¡Literalmente! Supuestamente un físico alemán llamado Schumann demostró que los días de la Tierra ya no son de 24 horas de duración, sino que en realidad sólo son de unas 16 horas, ya que el globo terráqueo gira cada vez más rápido. No culpe a Schumann, que era un científico legítimo; desafortunadamente para él, es (falsamente) invocado por el apóstol de la Nueva Era Gregg Braden. Pero algunos han tomado esto como un cumplimiento de Matt 24:22: “Y si aquellos días no fuesen acortados, ninguna carne sería salvada” (así la KJV; algunas de estas “predicciones” del Fin de los Tiempos funcionan sólo a partir de la versión del Rey Jacobo). Las otras versiones no permiten esta ambigüedad, por ejemplo: “a menos que se acorte ese tiempo de calamidad” (NTV). Es decir, Jesús no predice días más cortos, sino una tribulación de menos días. Los días más cortos son un engaño moderno. Y no son una profecía bíblica.

¡Polos magnéticos opuestos! ¡En el 2012! ¡No, en julio de 2016! No, en 2019. Sí, es Gregg Braden otra vez, y muchos otros. No es buena ciencia, y no está en la Biblia.

Las predicciones astrológicas y el Planeta 7X. No son útiles para predecir el futuro. Cuando los cristianos usan la astrología para mostrar cuándo se cumplirá la Biblia – ¡y lo hacen! – van directamente contra la Biblia.

Círculos de cultivo. Lo que sea que sean, no, no están en la Biblia.

Es el fin del mundo porque la gente anhela la paz. No es un signo bíblico del fin. Sí, 1 Tesalonicenses 5:3 dice: “Mientras la gente diga: ‘Paz y seguridad’, la destrucción vendrá sobre ellos de repente, como los dolores de parto de una mujer embarazada, y no escaparán”. Así que, la historia cuenta que, si ves a los líderes mundiales firmando un tratado de paz, eso debe significar que el final está sobre nosotros. En realidad, Pablo está aludiendo a Jer 6:4 – “Han tratado la herida de mi pueblo con descuido, diciendo: ‘Paz, paz’, cuando no hay paz”. Así que, en los tiempos de Jeremías, alrededor del año 600 a.C., ¡ya lo estaban diciendo! Y en los días de Pablo también lo decían: “¡Paz y seguridad!” era uno de los lemas del imperio romano (latín, Pax et securitas). Y si pensamos en ello, la gente ha anhelado la paz y la seguridad desde los albores de la civilización, y siempre lo hará – no es una señal definitiva de que el fin está cerca.

Estelas químicas. No está en la Biblia; ¡tampoco en la atmósfera!

“Fulano de Tal es el anticristo”. La Biblia dice, según la leo, que habrá un enemigo final de Dios; también dice que habrá “anticristos”, en plural, a lo largo de la historia. Esto significa que sólo porque alguien parezca anticristo no significa que sea el anticristo. Déjenme ilustrar – cuando un robo ocurre aquí en Costa Rica, el chiste es que es difícil dar a la policía una descripción: “¡Bueno, medía 1 metro con 70 centímetros, pelo oscuro, tez aceitunada!” En resumen, ¡parece que hay unos mil tipos en un radio de un kilómetro! Aún así, cuando la gente recompila una vaga lista de cómo será el anticristo (¡Un hombre! ¡Popular! ¡Famoso!) millones de personas podrían ser el anticristo, pero millones no lo serán. Por eso Obama fue etiquetado como el anticristo, y George Bush padre, y George W. Bush, y Reagan, y Clinton, y Clinton, y Trump, etc., sin mencionar a los no americanos Príncipe Carlos, Rey Juan Carlos de España, Abdullah II de Jordania, y un centenar más. Si una descripción confusa puede ser ampliada para que se ajuste a cualquiera, entonces quizás nos dirigimos a un callejón sin salida.

Hagamos una pausa un minuto y pensemos en el lecho de Procusto. Procusto era un mítico malvado de Grecia. Cuando la gente se detenía a pasar la noche, los hacía acostar en su cama especial. Si eran demasiado bajos, tomaba unos alicates y los estiraba para que encajaran; y si eran demasiado altos, bueno, cortaba un trozo. Confiscaba sus cosas, tiraba los cadáveres y esperaba a la siguiente víctima.


La historia pasó a la lógica como el “lecho de Procusto”, en el que hacemos encajar los hechos, a la fuerza si es necesario, en nuestras nociones preconcebidas. Así que cuando la gente usa el mismo logaritmo para probar cómo Hillary Clinton o Donald Trump iban a ganar las elecciones de 2016 y ser revelados como el anticristo, entonces están forzando los hechos para que encajen en un lecho de Procusto de su propia creación.

Francisco como el último Papa. No se encuentra en la Biblia. Ni tampoco el (supuesto) siguiente Papa: “El Papa Pedro”.

Un superordenador llamado La Bestia. Supuestamente existe en un castillo en Europa y almacena todos los datos de cada persona en el mundo. Es un rumor que circula desde que era un niño y no existe. La Biblia no predice tal cosa.

Obama sirve en el tercer (y contiguo) término. Profetizado en 2015, pero no está en la Biblia, y un callejón sin salida después de todo.

Ataque a las Torres Gemelas el 11-S. ¡He aquí un libro entero! Pero no. No está en la Biblia.

Nuevo billete de 100 dólares. No es una señal del final, no se encuentra en la Biblia.

Eclipses de Shemitah o lunas de sangre. Bueno, la luna al menos se menciona en la Biblia, pero el resto es una cosa inventada para mover mercancía, libros, DVD’s, e incluso camisetas. Y se ha demostrado que se equivoca una y otra vez. No se encuentra en la Biblia.

Bitcoin. Esto es uno de esos “no digo por cierto, puede ser, ¿quién sabe?” predicciones. Pero bueno. No está en la Biblia.

El calendario hebreo de Gaon predice la segunda venida; y otros cálculos rabínicos. ¡Definitivamente no está en la Biblia!

Sistema métrico decimal. Porque 10 es la base de ese sistema, y 10 es el número de “hombre”. Este está a un kilómetro de distancia. No está en la Biblia.

El programa de TV de los Simpson. No se menciona en la Biblia, a pesar de las afirmaciones en contrario.

Implantes de microchip. ¿Es la marca de la bestia de Apocalipsis 13:16 una predicción bíblica de los implantes subcutáneos (bajo la piel)? Algunos dicen que sí, pero esto sólo sirve para la versión del Rey Jacobo: “Y hace que todos… reciban una marca en su mano derecha o en su frente”. Esto es explicado fácilmente: la KJV utiliza la preposición “en” para significar “sobre” de una manera que ahora es arcaica; por eso la Nueva KJV y otras versiones tienen “sobre la mano”, porque el griego utiliza el término epi, que significa “sobre la superficie de”. La palabra “marca” se refiere a una marca hecha en la superficie de la piel, por ejemplo, mediante un tatuaje o una marca. Ahora bien, si alguien quiere que tomes un implante de RFID, yo definitivamente lo rechazaría, pero la Biblia no predice los microchips como tales.

Sociedad sin dinero. Porque la Biblia dice “No puedes comprar sin tener la marca”, pero mire cuidadosamente las transacciones descritas en Apocalipsis 13: funciona igual de bien en una economía sin dinero o en una economía de dinero en efectivo (como cuando debías tener cupones de racionamiento más el dinero en efectivo para comprar comida durante la Segunda Guerra Mundial). Veredicto: No está en la Biblia.

Moneda Mundial. De igual forma, no se encuentra en la Biblia.

Estados Unidos. No está claramente en la profecía bíblica. Tampoco su ausencia es necesariamente significativa: la mayoría de las aproximadamente 200 naciones (por ejemplo, Gran Bretaña, Indonesia, Japón, India, Malí, Mongolia, Colombia, Canadá), tampoco se encuentran en la profecía bíblica. Muchos de los grandes “apocalipsistas de sillón” sí encuentran a los Estados Unidos en la Biblia; uno sospecha que es porque los estadounidenses no podemos imaginar que nuestro país no sea el centro del fin de los tiempos. No está en la Biblia.

La invención del euro. No está en la Biblia.

Cajeros automáticos. Esa “predicción” fue más popular hace unos años. No está en la Biblia. ¿Quitando cajeros automáticos? Tampoco en la Biblia.

Calendarios mayas y 2012. He aquí una predicción de 2007. Su supuesta predicción del fin no es real. Tampoco está en la Biblia.

Robots y drones. No se encuentran en la Biblia.

Brexit. Los observadores de la profecía vieron el voto de dejar la CEE como un cumplimiento de la Biblia. Pero la misma gente podría, indudablemente, haber argumentado lo opuesto si el voto bastante estrecho hubiera sido quedarse en Europa. No, la salida del Reino Unido no estaba prevista en la Biblia.

Computadores. No se encuentran en la Biblia. Por supuesto, uno puede entonces argumentar, “Bueno, la profecía bíblica no podría cumplirse a menos que hubiera computadores, por lo tanto hay computadores implícitos en la profecía bíblica”. Este es un razonamiento impreciso.

TV. Ahora bien, Apocalipsis 11:9 afirma que cuando los dos testigos sean asesinados en Jerusalén, “durante tres días y medio los miembros de los pueblos y tribus y lenguas y naciones mirarán sus cadáveres…” Esto se ha interpretado en el sentido de que el verso no podría cumplirse hasta la invención de la televisión y, más concretamente, de las transmisiones por satélite. Sin embargo, hay muchas interpretaciones del verso que no dependen de las transmisiones por satélite; de hecho, tengo una colección de antiguos sermones en los que la gente de la época medieval comenta el Apocalipsis 11, y ninguno de ellos comenta, “Oye, ¿cómo pueden verlos todos? ¡Mejor que alguien invente la televisión!” La TV: no está en la Biblia.

Aviones de combate, helicópteros. La Biblia no predice aviones de combate como tales (Ap 9:7-10), ni helicópteros.

Carros. Algunos han interpretado Nahúm 2:4 de esa manera: “Los carruajes corren locamente por las calles; van y vienen por las plazas; brillan como antorchas; se lanzan como relámpagos.” El problema es de contexto – Nahúm está hablando de una invasión de la ciudad de Nínive, en el año 612 A.C., no del siglo XX o XXI. Los carruajes no son carros, sólo carruajes.

Armas inteligentes, bombas atómicas, etc., etc. Chuck Missler podría ser la nota de pie de página de muchas de estas no-profecías. Él cita Jeremías 50:9 (y esto funciona sólo en la Biblia), “sus flechas serán como las de un poderoso hombre experto; nadie volverá en vano” e interpreta esto como una predicción de “armas inteligentes”. No se da cuenta de que la profecía es sobre Babilonia, en el siglo VI a.C., no sobre el siglo XXI. Missler continúa en este video diciendo que si no ves lo que él ve, entonces es porque debes ser uno de esos liberales. Veredicto: armas inteligentes, no en la Biblia.

Terroristas islámicos. Ahora bien, durante varios siglos, el ascenso del islam fue tomado como el anticristo. Con el islam en las noticias de hoy, la interpretación ha vuelto a llamar la atención. Tal vez sea el enemigo final de Dios, pero no coincide claramente con nada en la Biblia.

El Anticristo Musulmán, o el 12º Imán, o el Mahdi. Joel Richardon ha vendido muchos libros para probarlo. No está en la Biblia.

Y ya que estamos hablamos del mismo tema – si la Biblia no es específica sobre algo, entonces ¿qué es lo que posiblemente obligaría a un “experto en profecías” a buscar en los eruditos musulmanes, rabinos, calendarios mayas, y quién sabe qué, para una mayor iluminación?

Versiones de la Biblia de la Nueva Era. Gail Riplinger, cuyo entrenamiento formal es en economía doméstica, y que no lee los idiomas bíblicos, escribió un libro entero que decía que la NVI y otras versiones son parte de la agenda del anticristo y un cumplimiento de la profecía bíblica. Básicamente recicló y reenvasó rumores que han sido desacreditados por mucho tiempo. ¡Increíble! Y no está en la Biblia.

200 millones de hombres del ejército chino. Ap 9:16 habla de 200 millones de caballería, y algunos piensan que eso se cumple en el ejército chino actual. Pero China no tiene un ejército de ese tamaño; y como argumento en otra parte, tampoco se predice necesariamente en la Biblia.

Planeta X, Planeta Nibiru. Planeta 7X. No están en la Biblia, a pesar de lo que dice Gill Broussard en su extraña mezcla de falsa astronomía, astrología y Biblia. Y para aquellos que afirman que estas cosas son la única forma posible de cumplir con Apocalipsis 6, yo digo que les falta tanto el sentido de la historia, como la comprensión de la ciencia y la imaginación.

OVNIs y ETs. Este es otro tema que probablemente merece una entrada completa en el blog, pero no hoy. No está en la Biblia.

El Nephilim, el regreso de los gigantes. Esto es muy raro. “Ha-Nephilim” es la palabra que se encuentra en el hebreo del Génesis 6:4 (הַנְּפִלִים); “ha” simplemente significa “el”. La NVI y muchas versiones simplemente transliteran la palabra – “Los Nephilim estaban en la tierra en aquellos días – y también después – cuando los hijos de Dios fueron a las hijas de los humanos y tuvieron hijos por ellos. Eran los héroes de antaño, hombres de renombre”. Otros lo traducen como “gigantes” (NKJV). Yo la interpreto como las relaciones profanas entre seres angelicales y mujeres humanas. Hoy en día, hay personas que predicen la segunda venida de los Nephilim, como extraterrestres o humanos híbridos, sumando dos razones muy débiles para tratar de hacer un argumento fuerte: (1) porque algunas personas interpretan la literatura judía apócrifa para predecir su regreso; (2) porque Jesús predijo que “como en los días de Noé, así será en la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37). Por tanto, si hubo gigantes en los días de Noé, entonces debe haberlos antes de la Segunda Venida. Hay un lapsus de lógica aquí llamado “analogía defectuosa”, cuando una persona argumenta que si X es como Y en algunos aspectos, entonces X debe ser como Y en todos los aspectos. Un paralelo sería la inteligente máxima de Eleanor Roosevelt: “Una mujer es como una bolsita de té – nunca sabes lo fuerte que es hasta que se mete en agua caliente”. Pero ella no quiso decir que una mujer es como una bolsita de té en todos los sentidos (¡Tienes que sujetarla por un hilo! ¡Está hecha de papel permeable!). De la misma manera, el propio Jesús explicó exactamente lo que quería decir con la analogía de los días de Noé: los tiempos finales son como los días de Noé en que la gente vivirá sus vidas pecaminosas sin cuidado y luego será destruida de repente (Mateo 24:38-39). ¡Eso es todo! No hay gigantes en la Biblia.

El florecimiento de la lengua hebrea. Cuando se fundó el estado moderno de Israel en 1948, se decidió que revivirían la lengua antigua. ¿Es este el cumplimiento de Sof 3:9 – “Entonces purificaré los labios de los pueblos, para que todos invoquen el nombre del Señor y le sirvan hombro con hombro”? No: en el contexto, Sofonías está hablando de un lenguaje puro que surge de un corazón puro; no está haciendo un comentario sobre el idioma que usan. Veredicto: la segunda venida del hebreo no es una predicción de la Biblia.

Los Iluminati, los Masones. Los Reptilianos: Chuck Missler otra vez. No se encuentran en la Biblia.

Incendios forestales en California. No se encuentran en la Biblia.

El ambientalismo. No está en la profecía de la Biblia.

Dragón visto volando en el cielo. No en la Biblia, pero está en un video de YouTube. Cuidado con los videos virales.

Mielitis flácida aguda. Sí, yo también tuve que buscarla. No está en la Biblia.

Huracán Katrina como tal. No está en la Biblia, aunque unos dicen así.

El huracán Matthew. No está en la Biblia.

La caída del dólar americano. La gente que predice esto normalmente intenta venderte lingotes de oro o equipos de supervivencia caros. No se encuentra en la Biblia.

La muerte de abejas. Las abejas están muriendo, aparentemente, y esto podría ser un gran desastre ecológico y una causa de hambruna. Pero las abejas muertas no se encuentran en la Biblia.

Mientras hablamos de las abejas, pensemos de nuevo en la lógica defectuosa. Aquí hay un tipo de argumento común:

Hay una guerra que está ocurriendo ahora mismo.

Jesús dijo que habría guerras en el Fin de los Tiempos.

Por lo tanto, es el Fin de los Tiempos.

Este es un pensamiento falaz. Es como decir que: “El anticristo se llamará Bill. Conozco a un tipo llamado Bill. Por lo tanto, este Bill es el anticristo”.

Las cosas empeoran, porque la gente apunta a acontecimientos actuales que ni siquiera se mencionan en la Biblia, y luego los trabaja de nuevo en la Biblia a través de su propia hermenéutica retorcida. Así que volvamos a nuestras amigas las abejas como un ejemplo:

Las abejas están muriendo.

Si mueren suficientes abejas, no estarán allí para polinizar las plantas.

Podría haber una hambruna como resultado.

La Biblia habla de la hambruna en el Fin de los Tiempos.

Por lo tanto, aunque no haya hambruna ahora, podría haberla, debido a las abejas.

Por lo tanto, el problema de las abejas es un signo bíblico del Fin de los Tiempos (aunque no haya hambre ahora, y un apocalipsis de abejas no esté en ninguna parte de la Biblia).

Pero los maestros de las profecías estimulan esta lógica aún más, llevándola más allá del límite.

Es el Fin de los Tiempos con seguridad.

Lo sabemos porque las abejas están muriendo y eso causará una hambruna mundial.

La Biblia habla de hambruna mundial en el Fin de los Tiempos.

Por lo tanto, es el Fin de los Tiempos con seguridad.

Este es un ejemplo de personas que asumen lo que están tratando de probar; es una falacia llamada “Apelación a la Cuestión”, también conocida como Argumento Circular; formulado de esta manera, no prueba nada.

Una lógica aún peor es cuando cualquier titular concebible, si causa ansiedad a la gente, puede ser tomado como significativo. Esta regla funciona así:

La Biblia dice que en el Fin de los Tiempos, sucederán cosas raras.

¡Ahora, aquí hay una cosa rara! (Y afrontémoslo, ¡las cosas raras suceden cada minuto, en algún lugar!)

Por lo tanto, es el Fin de los Tiempos.

“Dejados Atrás” para pasar por la tribulación. Todos hemos leído tantos libros y visto tantas películas que todo el mundo conoce el procedimiento: en Dejados Atrás: Una novela de los Posteros Días, un Boeing 747 se dirige a Londres cuando, sin previo aviso, los pasajeros desaparecen misteriosamente de sus asientos. El terror y el caos se extienden lentamente no sólo a través del avión, sino también en todo el mundo a medida que los eventos inusuales continúan desarrollándose. Para los que se han quedado atrás, el apocalipsis acaba de comenzar”.

De hecho, no conozco ni un solo versículo de la Biblia que enseñe este escenario. El lenguaje está tomado de Mateo 24:40-41, pero se usa fuera de contexto:

30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. 31 Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro….36 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. 37 Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. 38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. 40 Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. 41 Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada. 42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Mateo 24 RV60

¿Cuándo son “tomadas” estas personas? Esto queda totalmente claro en el v. 31, que se atribuye a después de la tribulación, no antes. Nuevamente, en “la venida del Hijo del Hombre” (v. 37), que en el contexto es su venida visible al final de la tribulación; nuevamente, al final de la tribulación de aquellos días (v. 29). El Hijo del Hombre aparece, los ángeles reúnen a los santos, y luego este hombre en el campo y esa mujer en el molino son dejados para enfrentar el juicio de Dios. Pongámoslo de esta manera: En ningún versículo de la Biblia se encuentra un escenario de Dejados Atrás, donde los cristianos desaparecen, sin explicación, creando un pánico global, choques, muertes, familias divididas, y el resto queda para enfrentar la Tribulación.

Conclusión de la Parte 1: Las profecías del fin de los tiempos que no se encuentran en la Biblia

Hace un tiempo, hablé con un maravilloso anciano costarricense; como todos los buenos ticos, hablamos del clima, y también de la actividad volcánica que nos está golpeando este año. Luego me comentó, creo que para evangelizarme, “¡Tormentas malas! ¡Volcanes! ¡Tenemos que preocuparnos por las profecías bíblicas!” Hablamos calurosamente de la Palabra de Dios unos minutos antes de seguir nuestro camino. Ahora, mi impresión era que no tenía ninguna profecía específica en mente, sino que hablaba ampliamente. Como muchos cristianos, parecía estar sufriendo lo que podríamos llamar “Desorden de Ansiedad Profética No Específica y a la Deriva”, una sensación persistente de que todo lo que oímos y vemos es una señal de que el mundo está llegando a su fin inmediato.

Me ha llevado tiempo recopilar estos sesenta ejemplos más o menos – ¡y esto es sólo una fracción de lo que hay ahí fuera! Espero no haber hecho esto para sentirme “exegéticamente más sano que tú”. Más bien me preocupa que estos “exegetas de los periódicos”, conscientemente o no, nos estén alejando de las verdaderas y fundamentales preocupaciones de la Escritura en general y de las profecías bíblicas en particular: al llamado a amar a Dios con todo nuestro ser y a nuestro prójimo como a nosotros mismos; al llamado de llevar el evangelio a todas las naciones; al llamado a vivir en paz, con humildad, con alegría y con todos los buenos frutos del Espíritu. Lee el libro del Apocalipsis de principio a fin y dime si el amor, la perseverancia, el gozo, la esperanza y el enfoque en Dios, y no en los espantosos acontecimientos mundiales, no son sus temas principales.

Por triste que sea, en lugar de seguir al Príncipe de la Paz, corremos tras los reyes de la ansiedad; el fruto de su mensaje es la repulsión y el odio hacia la gente que es diferente – judíos, católicos, musulmanes, de la Nueva Era, ateos, homosexuales, por nombrar algunos; la arrogancia y la autocomplacencia en lo bien informados que estamos, comparados con las “ovejas” de ahí fuera, con el inmediato rechazo de los cristianos que están fuera de nuestros círculos iluminados; el descuido pecaminoso del medio ambiente, la justicia cívica y el establecimiento de la paz; la calumnia de la gente buena como servidores de Satanás; la paranoia en lugar de la fe; la avaricia y el acaparamiento en lugar de la generosidad; la ira en lugar de la paz; la división en lugar de la unidad; el contar cuentos en lugar de la evangelización. Todos estos son rasgos que, según la profecía de Pablo, pueden mantener a la gente fuera del reino venidero de Dios (Gálatas 5:19-22). Decimos que “¡El cielo se está cayendo!” en lugar de prestar atención a la revelación de Jesucristo (“¡Al que está sentado en el trono y al Cordero sea la bendición y la honra y la gloria y el poder por siempre jamás!” Apocalipsis 5:13).

Si alguien daña a la iglesia por lucro, se enfrentará al juicio de Dios. Si alguien causa daño con motivos sinceros, Dios, como leí la Palabra, lo juzgará menos severamente; pero hay un juicio para todos los que dañan al cuerpo de Cristo, cualquiera que sean sus motivos: “Si alguien destruye el templo de Dios, Dios destruirá a esa persona” (1 Cor 3:17a).

Los “apocalipsistas de sillón” intentan, literalmente, asustar a la gente, y luego concluyen con algunas palabras: “Por supuesto, te sentirías mejor con las cosas si recibieras el evangelio”. Siguen el mismo patrón que condenan en los cultos; y como los Testigos de Jehová, te señalan los versos que creen que debes leer en lugar de animarte a que te sumerjas por ti mismo.

Si las profecías bíblicas te aterrorizan sin que haya habido un fracaso espiritual por su parte, entonces estás leyendo mal, o quizás los “expertos” te impiden leerlas del todo.

Links:

“¡Cómo calcular cuándo vendrá Jesús – sin siquiera ser un profeta!”

Pongámosle una etiqueta de advertencia a los falsos profetas

‘El Fin del Mundo – “Pero en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe”’

“Profecía bíblica, cap. 1 – Profecías bíblicas que NO se encuentran en la Biblia”, por Gary S. Shogren, Profesor de Nuevo Testamento, Seminario ESEPA, San José, Costa Rica

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Importante las palabras dichas sobre tantas profesias que no están en la Biblia. Saludos

    Jorge

    08/01/2021 at 9:25 pm

  2. […] “Profecías Bíblicas que NO se encuentran en la Biblia“ […]


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: