Razon de la esperanza

La verdad de Dios para el pueblo de Dios

Posts Tagged ‘Resurreccion

¿Jesús todavía tiene un cuerpo humano?

with 2 comments

Por alguna razón, la gente está haciendo esta pregunta:

¿TIENE JESÚS TODAVÍA UN CUERPO, O LO DEJÓ ATRÁS CUANDO FUE AL CIELO?

Esta no es precisamente la misma doctrina que enseñan los Testigos de Jehová, que dicen que Jesús nunca fue resucitado corporalmente en absoluto, sino que resucitó como un ser espiritual. El matiz de esta nueva enseñanza es que Jesús sí fue resucitado corporalmente, pero en su ascensión dejó el cuerpo.

Este caso es uno de ellos que me preocupan: cuando un individuo o una iglesia insiste en que esta extraña doctrina es lo que divide a los verdaderos creyentes de los falsos o quizás a los creyentes profundos de los superficiales, y por eso la doctrina se vuelve “sectaria”. En otras palabras, me pregunto: ¿por qué alguien pensaría que esta nueva doctrina es fundamental, y divide lo verdadero de lo falso? [1]

Pero, bueno – La respuesta corta es SÍ: Jesús ascendió al cielo en un cuerpo humano glorificado; está sentado a la derecha del Padre con un cuerpo humano; actúa como sumo sacerdote como un ser humano (¡no como un ángel! Hebreos 1-2); siempre es el Hijo del Hombre, es decir, un ser humano glorificado durante este siglo (Hechos 7:56); que siempre tiene las cicatrices de su crucifixión en su cuerpo (Juan 20:27; Apocalipsis 5); que cuando vuelva, será como ascendió (Hechos 1:11); y que será como el Hijo del Hombre, un ser humano glorificado en forma corporal (Daniel 7:13-14, Mateo 24:30, etc.).

En este momento, él intercede por nosotros delante del Padre, precisamente como el hijo de Dios encarnado, “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Tim 2:5).

Asimismo, los creyentes en Cristo seremos resucitados con un cuerpo “espiritual” (1 Cor 15:46). Esto no significa “un cuerpo espectral, como un fantasma”. La mejor traducción del original es “un cuerpo dado por el Espíritu (Santo)”.

Si se me permite citarme a mí mismo:

[En 1 Cor 15] Pablo esboza otro contraste, no con la preposición “en”, sino dando una definición de lo que es un cuerpo sepultado y uno resucitado: se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual. Literalmente, dice: “Se siembra un cuerpo del alma” (psuchikos), “resucita un cuerpo espiritual” (pneumatikos). Este lenguaje se hace difícil debido a nuestros propios conceptos equivocados de la naturaleza del alma y del espíritu y, a causa de que nuestra mente, no se mueve en el lenguaje de creación del Génesis. Examinemos el segundo término primero. Algunos cristianos han considerado que esto significa que los cristianos mueren, pero viven para siempre como espíritus sin cuerpo. Pero este no es el sentido de ninguna manera. Un espíritu sin cuerpo sigue siendo un ser muerto. Además, normalmente, cuando Pablo usa pneuma o pneumatikos, está pensando en el Espíritu Santo. Eso encaja bien aquí: el cristiano resucitará, no como un espíritu, sino por el poder del Espíritu. Esta misma verdad aparece en 1 Ped 3:18-22 y 4:6: Cristo es levantado por el Espíritu (3:18), y en ese estado resucitado (en el Espíritu) él proclamó su victoria a todos los poderes angélicos encarcelados (3:19), como parte de su ascensión a la derecha de Dios (3:22). De la misma manera, a los creyentes muertos se les dará vida en el Espíritu (1 Ped 4:6), es decir, serán resucitados. Véase también el poder del Espíritu en la resurrección en Rom 8:11; 2 Cor 5:5 y Ef 1:13-14…15:50: “La carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios” (así RVR, LBLA, BJ; de nuevo, la frase de la VP “lo puramente material” no capta para nada el significado). Es decir, nadie puede entrar en el reino con la forma mortal de la raza de Adán. Debemos tomar esto como la frase tradicional que es, una vida de “carne-y-sangre”. La NVI con el cuerpo mortal ofrece una paráfrasis de lo que literalmente es y constituye un intento positivo de captar este mensaje. Esta última al igual que “Carne y sangre”, son sinónimos de “cuerpo natural” en 15:44-45.

Tomado de Shogren, Primera de Corintios: Un Comentario Exegético-Pastoral, CLIE, 2021. De Amazon y de CLIE en versión impresa y versión digital.

NOTA:
[1] Digo que la doctrina es “novedosa”, sin embargo, es relativamente así. Los gnósticos negaron la ascensión física de Cristo, por lo que Ireneo tuvo que insistir en que la doctrina era fundamental del credo cristiano: “la venida, el nacimiento del seno de la virgen, la pasión, la resurrección de entre los muertos y la ascensión corporal a los cielos [καὶ τὴν ἔσαρκον εἰς τοὐς οὐρανοὺς ἀνάληψιν] del amado Jesucristo nuestro Señor y su venida de lo algo de los cielos en la gloria del Padre, para recapitular todas las cosas, y resucitar toda carne de todo el género humano….” Ver Ireneo, Contra las herejías 1.10.1, en Lo mejor de Ireneo de Lyon, ed. A. Ropero (Barcelona: CLIE, 2003), 84. El teólogo medieval Ecumenio comentó sobre Hebreos 5:7 – “No fue por eso que llamó “días de su carne” a los días en que el Señor estuvo sobre la tierra visiblemente, como si ahora se hubiera despojado de la carne. No es posible pensar en ello. Porque todavía tiene la carne, aunque ahora sea imperecedera. Pero llama ‘los días de su carne’ a los días de su vida carnal.” Fragmentos de la Epístola a los Hebreos 5.7. H

VER TAMBIÉN:Zombies y la Biblia

“¿Jesús todavía tiene un cuerpo humano?” por Gary S. Shogren, Profesor en Nuevo Testamento, Seminario ESEPA, San José, Costa Rica

Zombies y la Biblia [Estudios en 1 Corintios]

Desde una noche oscura en 1985, he conocido cómo se ve el mundo a través de los ojos de un zombie.

En Escocia, yo salía a evangelizar los jueves en las noches y luego hacía una caminata a casa de una hora de duración. Una noche me di cuenta de que podría cortar por la calle principal, tomar un bus y salvarme de 20 minutos. El único problema era que el atajo pasaba a través del Cementerio Grove, en la oscuridad. No hay problema, yo entraba por el portón, pasaba por los 100 metros, me subía sobre la pared y ahí estaba la parada de bus. Sería pan comido.

Cementerio Grove antes del atardecer

Lo hice sólo dos veces. Lee el resto de esta entrada »

¿Los cristianos deberían hablar de la realidad de la muerte?

Una lectora escribe: la iglesias no preparan a los cristianos a enfrentar la muerte y, en algunas iglesias, hablar de muerte es peor que mencionar al diablo…al no estar preparados para este evento muchos son golpeados sobremanera por esta separación de un ser querido. Ella agrega que la iglesia enseña el evangelio de la prosperidad. Por esa razón, se niegan a hablar de cosas negativas, porque supuestamente les dicen en voz alta los traerá a la existencia.

Hermana, gracias por su comentario. Mi reacción es que, el apóstol Pablo siempre abrió la boca y dijo algunas cosas muy negativas, por ejemplo:

1ª de Tes 2:17 – “Pero nosotros, hermanos, separados de vosotros por un poco de tiempo, de vista pero no de corazón, tanto más procuramos con mucho deseo ver vuestro rostro; 18 por lo cual quisimos ir a vosotros, yo Pablo ciertamente una y otra vez; pero Satanás nos estorbó.”

Fil 2:25 – “Pues en verdad [Epafrodito] estuvo enfermo, a punto de morir.”

2ª de Tim 4:20 – “Trófimo dejé en Mileto enfermo.”

Es decir, comentó que dos hombres estaban enfermos. También observó que Satanás lo había bloqueado de visitar Tesalónica y que a pesar de las oraciones de Pablo, Satanás todavía lo impedía. ¡Anunció las cosas en voz alta! Sin embargo, estas declaraciones no indican que Pablo carecía de fe. Por el contrario, él confiaba en Dios a pesar de la realidad de las malas circunstancias.

Cuando tuvo que ver con la muerte, su enfoque fue el mismo. Por ejemplo, habló acerca de cómo estuvo a punto de morir a causa de la persecución que enfrentan en Éfeso:

2ª de Cor 5:9 – “tuvimos en nosotros mismos sentencia de muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos.”

Y Pablo afirmó una y otra vez que los cristianos mueren:

1ª de Tes 4:14 – “si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.”

Habló de su propio futuro aquí:

2a de Cor 5:14 – “sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará con Jesús, y nos presentará juntamente con vosotros.”

Parece que Pablo habría sido expulsado de muchos púlpitos a causa de su negativa “rhema” Pero en lugar de poner su fe en sus propias palabras, él puso su fe en Cristo puede resucitar a los muertos: “a nosotros también nos resucitará con Jesús.”

Cuando tiene que ver con la tristeza, Pablo dice en 1ª de Tes 4:13 – “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.” Él no está diciendo que no debemos llorar a todos. Está diciendo que no debemos llorar “como los otros que no tienen esperanza.” El luto es santo siempre y cuando nos centramos en la resurrección futura. Después de todo, es la fe en la resurrección que es el centro del evangelio. Lo que tenemos que hacer es no negar la muerte, sino para mostrar su solución en Jesús: “Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.” (1ª de Cor 15:20). La negación de lo malo se basa en el miedo y en la magia, no en la fe.

A %d blogueros les gusta esto: