Razon de la esperanza

La verdad de Dios para el pueblo de Dios

Archive for the ‘Hechos de los Apóstoles’ Category

Hechos NVI y el bautismo del etíope

leave a comment »

Así escucho en YouTube: La NVI no puede ser una versión confiable, ¡así que quita Hechos 8:37 de la Palabra!

Examinamos los datos.

En la Nuevo Versión Internacional se ve este texto:

36 Mientras iban por el camino, llegaron a un lugar donde había agua, y dijo el eunuco:

—Mire usted, aquí hay agua. ¿Qué impide que yo sea bautizado?

38 Entonces mandó parar la carroza, y ambos bajaron al agua, y Felipe lo bautizó.

En Reina Valera Revisada, tenemos otro versículo agregado:

36Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco:

Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? 37Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes.

Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.

38Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.

Ahora, algunos dicen que, ¡aja! La Nueva Versión Internacional es parte de un complot. Quita la doctrina de salvación por la fe en Cristo; borra la necesidad de bautismo; ¡niega la verdad de que, Jesucristo es el Hijo de Dios!! Y desde allí, esta versión es satánica o católica o de la Nueva Era.

Si lo aceptamos, hipotéticamente, entonces tendremos preguntarnos, por qué estos conspiradores aparentemente no tenían ningún problema con, por ejemplo, Hechos 8:12 NVI, “Pero cuando creyeron a Felipe, que les anunciaba las buenas nuevas del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, tanto hombres como mujeres se bautizaron.” U olvidaron que Pablo iba a decir en Romanos 10:9 NVI, “si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo.” Entonces, ¡sería un complot llevado a cabo por incompetentes!

Y recordemos que, los traductores de la NVI o la Nueva Traducción Viviente no quitaron este versículo a discreción, o porque no lo quieren, sino porque, la evidencia antigua sugiere fuertemente que, Lucas no escribió el v. 37. Si Lucas no lo escribió, el Espíritu Santo no lo inspiró, no es la Palabra de Dios para el Pueblo de Dios.

En este cuatrimestre, enseño el curso Canon y Texto Bíblico – Nuevo Testameno. Una tarea fue el estudio de Hechos 8:37 para concluir si Lucas lo escribió o si un copista lo agregó, siglos después. Doy la bienvenida a William Granados, quien compartirá su tarea; su nota no dependió de su conclusión, a propósito, sino de que él siguió los pasos correctos en la ciencia de la crítica textual. ¡Bendiciones lectores y William! Gary


William Granados García
Análisis de Hechos 8:37

NA28: 36 ὡς δὲ ἐπορεύοντο κατὰ τὴν ὁδόν, ἦλθον ἐπί τι ὕδωρ, καί φησιν ὁ εὐνοῦχος· ἰδοὺ ὕδωρ, τί κωλύει με βαπτισθῆναι; 38καὶ ἐκέλευσεν στῆναι τὸ ἅρμα καὶ κατέβησαν ἀμφότεροι εἰς τὸ ὕδωρ, ὅ τε Φίλιππος καὶ ὁ εὐνοῦχος, καὶ ἐβάπτισεν αὐτόν.
RV60: 36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? 37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. 38 Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.
NVI: 36 Mientras iban por el camino, llegaron a un lugar donde había agua, y dijo el eunuco: —Mire usted, aquí hay agua. ¿Qué impide que yo sea bautizado? 38 Entonces mandó parar la carroza, y ambos bajaron al agua, y Felipe lo bautizó.

Hechos 8:37 es un versículo controversial a la luz de la crítica bíblica. Muchas personas se alarman porque consideran un sacrilegio el hecho de que las versiones modernas de la Biblia omitan un versículo tan importante que hace una confesión de fe en Jesucristo y de esta manera violen la Sagrada Escritura. Pero vayamos al contexto del asunto para entender el malentendido.

Ante la pregunta del Etíope a Felipe sobre cuál es el impedimento para ser bautizado si allí hay agua, Felipe responde (según las versiones tradicionales de la Biblia como RV60, por ejemplo): “Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios”. Este es el versículo 37. Luego de esto Felipe manda a detener el carro y ambos descienden al agua para que el eunuco sea bautizado.

Ahora bien, cuando vemos la NVI, BLPH, NTV, TLA, e incluso la RVA, observamos que se omite todo este versículo. Es decir, se omite la frase “Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios” (ειπεν δε ο φιλιππος ει πιστευεις εξ ολης της καρδιας εξεστιν αποκριθεις δε ειπεν πιστευω τον υιον του θεου ειναι τον ιησουν χριστον). Para muchos acá está en juego un aspecto importantísimo de la fe cristiana: Creer en el corazón que Jesucristo es el Hijo de Dios. Algunos suponen que si en estas versiones se omite esto es porque intentan ocultarnos algo y tienen intenciones de no reconocer a Jesús como el Hijo de Dios. No hay nada más alejado de la verdad que este tipo de afirmaciones sin fundamento teórico.

A continuación, intentaré realizar un breve análisis para dilucidar el problema acá presente y así comprender cuál es el sentido y propósito de la crítica bíblica, tomando como ejemplo este versículo, para poder entender su contribución a la fe de la iglesia.

Evidencia externa

Para comenzar es necesario comprender que cuando decimos “evidencia externa” hacemos referencia a los manuscritos existentes que brindan apoyo a una u otra lectura de un determinado texto. Entre las principales consideraciones para tomar una decisión sobre un pasaje son: la antigüedad de los manuscritos, la diversidad de las familias textuales que posean el texto, también usualmente la lectura más difícil de explicar sea la aceptada por el hecho de que lo más probable es que un escriba intente clarificar un pasaje antes que dificultarlo, etc.

En este caso, el versículo 37 no aparece en la mayoría de los manuscritos antiguos de mayor importancia sino en manuscritos un poco más tardíos y con diversas variaciones. Este versículo falta en los principales manuscritos griegos, y lo excluyen casi todas las ediciones críticas modernas. Metzger señala que este versículo “es una adición occidental que no se encuentra en 𝔓45 א A B C 33 81 614 vg sirp, h copsa, bo et, aunque sí en E y en múltiples mss minúsculos, itgig, h vgmss sirh con* copG67 arm, con bastantes variaciones de menor importancia” (p. 314).

A todo esto añade que no hay una razón que explique la omisión de este versículo por parte de los escribas. La explicación más plausible es que se agregara como una nota al margen representando una fórmula de confesión como requerimiento sine qua non el bautismo sería aplicado. Así, “aunque el manuscrito neotestamentario que contiene estas palabras data del siglo VI (ms E), la tradición de la confesión de fe en Cristo por parte del etíope ya circulaba en las últimas décadas del siglo II” (Metzger, p. 314).

Esto precisamente es también lo que señalan diversos comentaristas al respecto de esta variante: Guy Williamson, por ejemplo, señala: “Posiblemente comenzó como una nota marginal, inspirada en la ordenanza del bautismo, y pasó después al texto durante su transmisión” (p. 107).

La hipótesis que sostiene el reconocido comentarista bíblico Kistemaker es similar: “Quizás en la iglesia primitiva se consideró necesario que el etíope primero profesara su fe antes de ser bautizado. Los escribas, entonces, agregaron el comentario de Felipe y la confesión del eunuco al margen del manuscrito de Hechos. Las palabras dichas por el eunuco pudieron haber sido usadas como una fórmula bautismal hacia el final del siglo II; las palabras eran conocidas en aquellos días, lo que es evidente en los escritos de Ireneo, el padre de la iglesia, quien cita parte de esta fórmula. El versículo 37 fue agregado al texto griego vía manuscritos medievales posteriores; y de allí fue traducido a nuestra propia lengua” (2007, p. 342).

Entonces, si la evidencia externa sugiere que el texto de 8:37 no fue escrito originalmente por Lucas, ¿cómo es que ha llegado hasta nosotros este versículo? Como se ha señalado, algunos manuscritos minúsculos incluían este texto desde bien temprano, a pesar de que su contraparte los supera. El erudito F. F. Bruce señala que el asunto es que “aunque esta adición no se encuentra en el Texto Bizantino, Erasmo la incorporó en sus ediciones impresas; creía que había sido omitida por descuido de los copistas” (p. 177).

A esto podemos añadir las palabras de Metzger quien señala que “aunque esta frase no aparece en el manuscrito medieval en el que Erasmo se basó (ms 2) si aparece en el margen de otro manuscrito (ms 4) de donde Erasmo la toma y la incluye en su edición por considerarla un descuido de los escribas” (p. 314).

Por consiguiente, la traducción que posteriormente se realiza al español tomando como base el texto griego de Erasmo incluye este versículo. Sin embargo, en vistas de la enorme evidencia que hoy poseemos en contra, la mayoría de las versiones modernas de la biblia han decidido omitir este versículo y agregar una nota o corchetes para hacernos entender que este versículo no fue originalmente escrito por Lucas.

Evidencia interna

Si a la luz de la evidencia externa se comprende que el pasaje es un añadido, ahora es necesario analizar la evidencia interna para concluir si este pasaje está en concordancia con respecto al contenido del texto bíblico, y en este caso específicamente si está relacionado con el contenido de Hechos y con el estilo de su autor (Lucas).

Si analizamos el contexto del pasaje podemos dilucidar una curiosa interrupción en la narración. La maravilla de dicha narración es que se puede sobreentender que el Eunuco ha creído en Cristo y por consiguiente Felipe procede a bautizarlo. Así el texto entre la pregunta del impedimento para ser bautizado (v. 36, que parece ser una pregunta retórica) y la detención del carro para proceder al bautismo (v. 38) tiene una conexión más evidente. Sin embargo, como señala Bruce, quizás a algún escriba esto no le parecía suficiente ya que Felipe debía haber buscado la genuinidad de la fe del eunuco, pero “sin duda, Felipe estaba bien seguro, pero hay mentes incapaces de contentarse con dejar que tales cosas se sobreentiendan” (p. 181).

Por otra parte, para algunos comentaristas como Metzger y Kistemaker la expresión τον ιησουν χριστον no es característica de Lucas. Si se observa, por ejemplo, un pasaje similar en cuanto una formulación teológica en un evento de diálogo narrativo, vemos que la expresión es un tanto diferente. En Hechos 16:16-41 se narra la historia del encarcelamiento de Pablo y Silas. Allí, después de un acto milagroso en el que tienen la posibilidad de escaparse de prisión, el carcelero está a punto de suicidarse. Pablo clamó para hacerle notar que ellos aún estaban en la cárcel y no se habían escapado. El carcelero se asusta y se postra temblando ante Pablo y Silas y les implora sobre qué debe hacer para ser salvo. La respuesta de ellos es la siguiente: “Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y tu casa” (v.31; πίστευσον ἐπὶ τὸν κύριον Ἰησοῦν καὶ σωθήσῃ σὺ καὶ οἶκός σου,).

Nuevamente la crítica señala que ciertos manuscritos agregan a τὸν κύριον Ἰησοῦν la palabra Χριστον. Sin embargo se prefiere, a la luz de la evidencia, la expresión τὸν κύριον Ἰησοῦν. Este es sólo un ejemplo para mostrar lo expresado por Metzger y Kistemaker al respecto del estilo lucano que prefiere hablar del Señor Jesús y no típicamente del Señor Jesucristo (así también Esteban en 7:59). Por tanto, la evidencia interna tampoco sustenta con mucha fuerza la existencia original del v. 37 como sí lo hace la afirmación de que es una adición posterior al texto escrito por Lucas.

Conclusiones

Se ha observado que la evidencia externa apunta a que el versículo 37 es una adición posterior que realizó algún escriba, quizás por fines litúrgicos, para complementar el texto de Lucas. Esta adición pudo realizarse al margen del texto pero posteriormente fue añadida al texto en sí. Tenemos el texto en la RV60 de esta forma debido a la decisión errónea que tomó Erasmo al elaborar su edición del Nuevo Testamento Griego (sin embargo, hay que reconocer que Erasmo no tenía el aparato crítico que poseemos actualmente, con lo cual no era una decisión fácil y considero que para su momento fue la mejor decisión).

La evidencia interna también manifiesta que el versículo 37 no se sustenta con fuerza ya que no encaja muy bien en la narración del texto que desarrolla Lucas. La pregunta del eunuco en v. 36 parece ser más bien retórica antes que informativa. Además, como señalan los expertos, este versículo no refleja el estilo de Lucas cuando se refiere a Jesús, ya que casi siempre usa las expresiones Jesús, Señor Jesús, Señor, o Jesús de Nazaret; mientras que Señor Jesucristo prácticamente no aparece (solamente en 2:38 Pedro usa nombre de Jesucristo). Por lo demás, la evidencia interna también apunta a que este versículo es un añadido posterior y no el texto original de Lucas.

Como se puede comprender, la omisión de este versículo en las versiones modernas de la Biblia no tiene ningún aspecto conspirativo, más bien pretenden establecer el texto original tal como lo escribieron los autores bíblicos inspirados por Dios, en este caso Lucas. Así que en lugar de hablar de omisión de un versículo en las versiones modernas de la Biblia, deberíamos estar hablando de la adición de un versículo en las versiones un poco menos modernas de las Escrituras. Asimismo, la confesión de fe en Jesucristo no se ve afectada en ningún sentido al reconocer la omisión de este versículo en alguna versión moderna de la Biblia ya que como se pudo observar en Hechos 16:31 en cualquier edición crítica del Nuevo Testamento se afirma la doctrina cristiana según la cual para ser salvo solamente hay que creer en el Señor Jesús.

Referencias bibliográficas
Bruce, F. F. (2007). Hechos de los Apóstoles: Introducción, comentarios y notas. Michigan, EE.UU: Libros Desafío.
Kistemaker, S. J. (2007). Comentario al Nuevo Testamento: Hechos. Grand Rapids, MI: Libros Desafío.
Metzger, B. (2006). Un comentario textual al Nuevo Testamento Griego. Sociedad Bíblica Americana.
Williamson G. (1993), en Carro, D., Poe, J. T., Zorzoli, R. O. (eds.) Comentario bı́blico mundo hispano. Hechos (1. ed.) El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano.

¿Jesús todavía tiene un cuerpo humano?

Por alguna razón, la gente está haciendo esta pregunta:

¿TIENE JESÚS TODAVÍA UN CUERPO, O LO DEJÓ ATRÁS CUANDO FUE AL CIELO?

Esta no es precisamente la misma doctrina que enseñan los Testigos de Jehová, que dicen que Jesús nunca fue resucitado corporalmente en absoluto, sino que resucitó como un ser espiritual. El matiz de esta nueva enseñanza es que Jesús sí fue resucitado corporalmente, pero en su ascensión dejó el cuerpo.

Este caso es uno de ellos que me preocupan: cuando un individuo o una iglesia insiste en que esta extraña doctrina es lo que divide a los verdaderos creyentes de los falsos o quizás a los creyentes profundos de los superficiales, y por eso la doctrina se vuelve “sectaria”. En otras palabras, me pregunto: ¿por qué alguien pensaría que esta nueva doctrina es fundamental, y divide lo verdadero de lo falso? [1]

Pero, bueno – La respuesta corta es SÍ: Jesús ascendió al cielo en un cuerpo humano glorificado; está sentado a la derecha del Padre con un cuerpo humano; actúa como sumo sacerdote como un ser humano (¡no como un ángel! Hebreos 1-2); siempre es el Hijo del Hombre, es decir, un ser humano glorificado durante este siglo (Hechos 7:56); que siempre tiene las cicatrices de su crucifixión en su cuerpo (Juan 20:27; Apocalipsis 5); que cuando vuelva, será como ascendió (Hechos 1:11); y que será como el Hijo del Hombre, un ser humano glorificado en forma corporal (Daniel 7:13-14, Mateo 24:30, etc.). En la resurrección, “Él transformará nuestro cuerpo miserable para que sea como su cuerpo glorioso” (Fil 3:20). No “el cuerpo glorioso que tenía érase una vez.”

En este momento, él intercede por nosotros delante del Padre, precisamente como el hijo de Dios encarnado, “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Tim 2:5).

Asimismo, los creyentes en Cristo seremos resucitados con un cuerpo “espiritual” (1 Cor 15:46). Esto no significa “un cuerpo espectral, como un fantasma”. La mejor traducción del original es “un cuerpo dado por el Espíritu (Santo)”.

Si se me permite citarme a mí mismo:

[En 1 Cor 15] Pablo esboza otro contraste, no con la preposición “en”, sino dando una definición de lo que es un cuerpo sepultado y uno resucitado: se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual. Literalmente, dice: “Se siembra un cuerpo del alma” (psuchikos), “resucita un cuerpo espiritual” (pneumatikos). Este lenguaje se hace difícil debido a nuestros propios conceptos equivocados de la naturaleza del alma y del espíritu y, a causa de que nuestra mente, no se mueve en el lenguaje de creación del Génesis. Examinemos el segundo término primero. Algunos cristianos han considerado que esto significa que los cristianos mueren, pero viven para siempre como espíritus sin cuerpo. Pero este no es el sentido de ninguna manera. Un espíritu sin cuerpo sigue siendo un ser muerto. Además, normalmente, cuando Pablo usa pneuma o pneumatikos, está pensando en el Espíritu Santo. Eso encaja bien aquí: el cristiano resucitará, no como un espíritu, sino por el poder del Espíritu. Esta misma verdad aparece en 1 Ped 3:18-22 y 4:6: Cristo es levantado por el Espíritu (3:18), y en ese estado resucitado (en el Espíritu) él proclamó su victoria a todos los poderes angélicos encarcelados (3:19), como parte de su ascensión a la derecha de Dios (3:22). De la misma manera, a los creyentes muertos se les dará vida en el Espíritu (1 Ped 4:6), es decir, serán resucitados. Véase también el poder del Espíritu en la resurrección en Rom 8:11; 2 Cor 5:5 y Ef 1:13-14…15:50: “La carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios” (así RVR, LBLA, BJ; de nuevo, la frase de la VP “lo puramente material” no capta para nada el significado). Es decir, nadie puede entrar en el reino con la forma mortal de la raza de Adán. Debemos tomar esto como la frase tradicional que es, una vida de “carne-y-sangre”. La NVI con el cuerpo mortal ofrece una paráfrasis de lo que literalmente es y constituye un intento positivo de captar este mensaje. Esta última al igual que “Carne y sangre”, son sinónimos de “cuerpo natural” en 15:44-45.

Tomado de Shogren, Primera de Corintios: Un Comentario Exegético-Pastoral, CLIE, 2021. De Amazon y de CLIE en versión impresa y versión digital.

NOTA:
[1] Digo que la doctrina es “novedosa”, sin embargo, es relativamente así. Los gnósticos negaron la ascensión física de Cristo, por lo que Ireneo tuvo que insistir en que la doctrina era fundamental del credo cristiano: “la venida, el nacimiento del seno de la virgen, la pasión, la resurrección de entre los muertos y la ascensión corporal a los cielos [καὶ τὴν ἔσαρκον εἰς τοὐς οὐρανοὺς ἀνάληψιν] del amado Jesucristo nuestro Señor y su venida de lo algo de los cielos en la gloria del Padre, para recapitular todas las cosas, y resucitar toda carne de todo el género humano….” Ver Ireneo, Contra las herejías 1.10.1, en Lo mejor de Ireneo de Lyon, ed. A. Ropero (Barcelona: CLIE, 2003), 84. El teólogo medieval Ecumenio comentó sobre Hebreos 5:7 – “No fue por eso que llamó “días de su carne” a los días en que el Señor estuvo sobre la tierra visiblemente, como si ahora se hubiera despojado de la carne. No es posible pensar en ello. Porque todavía tiene la carne, aunque ahora sea imperecedera. Pero llama ‘los días de su carne’ a los días de su vida carnal.” Fragmentos de la Epístola a los Hebreos 5.7. H

VER TAMBIÉN:Zombies y la Biblia

“¿Jesús todavía tiene un cuerpo humano?” por Gary S. Shogren, Profesor en Nuevo Testamento, Seminario ESEPA, San José, Costa Rica

Oferta de clases de ESEPA, setiembre-diciembre 2020

Cuando salga de cuarantena, ¡salga mejor formado! Todos los cursos a distancia.

Un curso mío será Hechos de los Apóstoles, ¡totalmente en línea! El cuatrimestra empieza el 7 de setiembre. Matrícula ya abierta.

Traiga a sus amigos, y haz clic AQUI

El Don de Lenguas en la Iglesia del Siglo Segundo: una respuesta a Cleon Rogers

Este ensayo fue incluido en Robert W. Graves, ed., Strangers to Fire: When Tradition Trumps Scripture, 2016, con algunas actualizaciones. También será parte de mi libro, Cuando Venga el Consolador: Ensayos sobre el don del Espíritu y su poder en la iglesia, pendiente de Publicaciones Kerigma.

En 1965, Cleon Rogers publicó un breve estudio acerca del don de lenguas en los siglos posteriores a los apóstoles.[i] Es algo tardío refutar un artículo de hace medio siglo, pero ya que la gente continúa citándolo como autoridad, vale la pena señalar algunos de sus defectos lógicos e históricos.

Rogers examina a los Padres Apostólicos, Justino Mártir, Ireneo, Tertuliano, Orígenes, Crisóstomo; y resume así su argumento (Rogers, 143):

Después de examinar el testimonio de los primeros lideres cristianos, cuyo ministerio representa prácticamente cada área del imperio romano desde aproximadamente 100 a 400 d. C., surge la idea de que los dones milagrosos del primer siglo expiraron y no se necesitaron más para establecer el cristianismo. Además, es muy evidente que incluso si el don existiera, a pesar de todo testimonio que lo contradiga, no era una experiencia cristiana ni normal, ni esparcida. La única referencia clara de algo similar a dicho fenómeno está conectada con el hereje Montano y con aquellos influenciados por su punto de vista erróneo sobre el Espíritu. Toda la evidencia apunta a la verdad de la profecía de Pablo cuando dice: “cesarán las lenguas” (I Cor. 13:8).

Incluso para el lector que desea estar positivamente dispuesto, Rogers hace amplias afirmaciones a partir de escasa evidencia. Él también comete una serie de falacias lógicas y errores factuales, que examinaremos ahora.

  1. Argumento desde el silencio

Rogers precipitadamente reconoce que debe fiarse en el Argumentum ex silentio, pero propone que, en este caso, el silencio – o como debió decir, un pequeño testimonio Lee el resto de esta entrada »

¿Qué significa “confesar” los pecados? 1 Juan 1:9

Esta mañana leí una porción de 1ª de Juan, y recordé una enseñanza rara que escuché hace mucho.

Fue así:

‘Todo el mundo conoce 1 Juan 1:9, “Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.” Sin embargo [siguió el maestro, quien también “confesó” que no había estudiado griego], la palabra para “confesar” es jomologéo (ὁμολογέω). Las dos partes del verbo son “lo mismo” y “decir”; así que, el verbo “realmente” significa “decir lo mismo.” Entonces [él concluyó], no tenemos que decir a Dios lo que hemos hecho mal, así que es omnisciente y ya lo sabe. En vez de eso, debemos sencillamente decirle que, “Yo estoy de acuerdo con Tí, que mis pecados – los cuales no voy a enumerar – ya son perdonados. Digo lo mismo que tu dices.

De la misma manera, un artículo reciente (“How to Confess Your Sins to God“) dice que, “Suplicar a Dios que nos perdone es grosero.” Y por supuesto, algunos predicadores de “prosperidad” enseñan que, confesar pecado es una negación de la gracia de Dios (así Joseph Prince).

Esta interpretación del verbo es problemático por varias razones. Primero que nada, no es siempre posible determinar el significado de una palabra por estudiar el significado de sus partes. En el caso de exérjomai/εξερχομαι, no hay problema: ek = desde, y érjomai = ir, venir, entonces, exerjomai = alejarse. Sencillo. Sin embargo, ¡esto no siempre funciona!

El segundo problema es que, uno no debe dependerse de la etimología de una palabra sino, si es posible, su uso en varios contextos. Entonces, mientras jomologéo puede significar “decir lo mismo” en unos pocos contextos, apenas es relevante en 1 Juan 1.

Por ejemplo, el rito del día de la expiación fue, “confesar” los pecados de Israel. No sencillamente decir, “Estoy de acuerdo sobre este sacrificio”, sino enumerar, recitar la lista de sus pecados:

Pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados. Lev 16:21

También:

Voy a confesar mi iniquidad, pues mi pecado me angustia. Salmo 38:18

Y, uno puede decir que, “confesar” es el opuesto de “esconder, encubrir”:

El que encubre sus pecados no prosperará;
Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. Prov 28:13

Dentro de la tradición judía de la época apostólica, usaron jomologéo para significar, “confesar, admitir” en contextos como 1 Juan 1:9. Por ejemplo:

No te dé vergüenza confesar tus faltas; avergüénzate de tu ignorancia. Sirá 4:26

Y en el NT:

Y muchos de los que habían creído venían, confesando y dando cuenta de sus hechos. Hechos 19:18

Así que los cristianos fueron un pueblo de las Escrituras, es el trasfondo bíblico, no un estudio etimológico, que nos guía a un entendimiento de como confesar pecado.

Entonces, la idea de jomologéo en1 Juan 1:9 es que debemos enumerar nuestros pecados delante de Dios para buscar su perdón, “y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.” (1:7)

OTROS TEXTOS: 1 Crónicas 21:8, Nehemías 1:6; 9:33-37; y especialmente Jueces 10:10-16 – 10 Entonces los israelitas clamaron al Señor: —¡Hemos pecado contra ti, al abandonar a nuestro Dios y adorar a los ídolos de Baal! 11 El Señorrespondió…! 15 Pero los israelitas le contestaron al Señor: —Hemos pecado. Haz con nosotros lo que mejor te parezca, pero te rogamos que nos salves en este día.”

“¿Qué significa ‘confesar’ los pecados? 1 Juan 1:9” por Gary S. Shogren, Profesor de Nuevo Testamento, Seminario ESEPA, San José, Costa Rica

¿Acaso Mateo 28:19 significa ‘Id y haced discípulos’?

Invitación: cada 1-2 semanas, comparto algunas palabras en Facebook, en mi página “Pensamientos sobre el Nuevo Testamento Griego.” Todo el mundo está cordialmente invitado! Esto fue POST #35 – ¿Acaso MATEO 28:19 significa ID Y HACED DISCIPULOS?

Según algunos, en Mateo 28:19 el Señor no dijo “Id y haced discípulos” (como la RV), sino “Yendo, haced discípulos” o “Mientras vayan, haced discípulos.” Es decir, Cristo no mandó que los discípulos fueran, sino que hicieran discípulos y ya.

En el griego, tenemos esta construcción: participio + verbo imperativo y luego dos participios más. La clave para interpretar el participio es, reconocer que es adverbial y pegado al verbo imperativo. La gramática griega dice que, cuando eso sucede, el participio adverbial comparte la fuerza imperativa del verbo principal. Entonces, la mejor interpretación reconoce que es “vayan” es un mandamiento también.

Yo tengo abiertas aquí quizás 50 versiones de la Biblia en español, inglés, francés, alemán. Solamente tres versiones en inglés está de acuerdo don esta interpretación: “So wherever you go, make disciples” (GW); “as you go” (ISV); “Going therefore, teach all nations” (Douay-Rheims, esto porque se traduce la Vulgata “euntes ergo docete omnes gentes”).

Hay un excelente paralelo, ya en Mateo 2:8, cuando Herodes manda a los magos que vayan y busquen al niño. Es el mismo patrón que se encuentra en 28:19, un participio que es adverbial a un verbo imperativo. Es decir, es perfectamente correcto traducirlo así: “Vayan y busquen con diligencia al Niño” (así la NBLH). Y bueno, dos de las versiones mencionadas arriba interpretan el participio como un mandamiento: “Go and search carefully for the child” (GW);” y “Go and diligently inquire after the child” (Douay-Rheims; aquí la Vulgata tiene un verbo imperativo); pero “As you go, search carefully for the child” (ISV).

En la versión griega de lo que Jesús dijo, mandó “Id” o mejor “Vayan”.

LINKS:
Mateo 28:19 y la Trinidad

“¿Acaso Mateo 28:19 significa ‘Id y haced discípulos’?” por Gary S. Shogren, Profesor de Nuevo Testamento, San José, Costa Rica

¿Quién inventó el nombre Iesous? ¡Los rabinos judíos mismos!”

Hemos explorado una y otra vez los mitos sobre el nombre Jesús, y su forma in griego Iesous. No significa “¡Ave! Zeus”, ni un caballo, ni ningún dios griego. Es precisamente la forma griega del nombre hebreo Yeshua (y sí, Yeshua es el nombre auténtico en hebreo).

He aquí los vínculos:

¿Yeshua? ¿Iesous? ¿Jesús? ¿Alguna otra forma? ¿Quién está en lo correcto?

Yeshua – ¿es permitido “traducir” su nombre a otros idiomas?

Iesous = Yeshua = Josué, y ya. Se puede leer todos los detalles aquí, donde muestro, después de mi propia investigación en los textos originales que los paganos NUNCA usó el nombre Iesous, pues ellos sabían que era un nombre estrictamente judío.

He aquí una prueba más. Acabo de leer el libro de Josué en la Septuaginta. Esta versión fue llevada a cabo por rabinos judíos en el siglo 3 a. C., por expertos en hebreo y en griego. Lee el resto de esta entrada »

Written by Gary Shogren

14/06/2019 at 3:59 pm

Publicado en Adoración, Alabanza, Antiguo Pacto, Antiguo Testamento Interpretación, Arameo, Arqueología, Asamblea de Yahweh, Ascunce, Ética, Biblia, canon, caudillo, Cábala Cabalista, Cómo es Dios, Codigo Real E-Sword 9, Concordancia Strong, Conversos, Cristología, Cultura, Daniel Ben Avraham, Daniel Hayyim, Deidad de Cristo, discernimiento, Discipulado, Educación, Efrain, El Código Real, El Judaismo, El Mesías, Esenios, Espiritu Santo, Estafas, Estudio biblico, Estudios de Palabra, Filón, gematria, Gentiles, Griego, Hebreo, Hebreos, Hechos de los Apóstoles, hermeneutica, Historia, Historia de la Iglesia, Holocausto, Humanidad de Cristo, Idiomas biblicos, Iesous, Iesous, Iglesia posapostolica, Iglesia Primitiva, Inspiración de la Biblia, Isaías, Israel, Israel, Josefo, judaizante, Judíos netzaritas, Kadosh Israelita Mesiánica, Kadosh Israelita Mesiánica, Ketuvim, King James, Koine, La Iglesia, La Iglesia Católica Romana, legalismo legalista, Libros apocalípticos, Lucas, Macabeos, Manuscritos, Marranos, Mesianico, Mesianismo, Mesianismo mesianico, Metodos de estudiar la Biblia, Misna, Nazismo, Nebiim, Nestle Aland, Nevim, Nuevo Testamento Hebráico, Nuevo Testamento Interpretación, Papa, Personas de la Biblia, Peshitta, Portal Mesianico, Qumran, Reina-Valera, Rollos del Mar Muerto, Sabado, Sabado, Sabat sabbat, Salvación, Sana doctrina, Señorío, Septuaginta, Shem Tov, Sinaitico, Sirac / Eclesiastico, Siriaco siriaca, Teología, Teorías de Conspiración, Texto crítico, Texto griego del Nuevo Testamento, Textus receptus, Tora, Torah, Traducción de la Biblia, Trasfondo de la Biblia, Version Israelita Nazarena, Versiones biblicas, Vida Cristiana, Yahushuah, Yeshua

Tagged with , , ,

La deidad de Cristo en Romanos

Pablo alude a pasajes de Señor/Yahvé en sus cartas y los aplica al Señor Jesús. Más allá de los textos que se refieren a Cristo como Dios (Rom 9:5, Tito 2:13), estos textos son una revelación de la naturaleza divina de Jesús como creador y redentor. Romanos 10:9-10, 13 es uno de los ejemplos más sobresalientes de este fenómeno.

Ponencia: La Deidad de Cristo en Romanos

El Comentario Bíblico Contemporáneo contendrá mi comentario sobre Romanos. Una lección excelente de esa carta, con 1-2 Corintios, es cómo Pablo atribuye a Cristo los atributos de Dios, especialmente el versículo de Joel, “todo aquel que invocare el nombre del Señor Yahvé, será salvo.”
Hablaremos sobre el texto hebreo de la Tanaj, la Septuaginta, y la enseñanza de Pablo a los creyentes en Roma.

Jueves el 11 de octubre hablaré sobre ese tema en Seminario ESEPA, San José, Costa Rica

¡Vengan y traigan sus amigos! Gary

 

¿Yo? ¿Un sacerdote?

Escribí una ponencia para el 500 Aniversario de la Reforma, celebrado en Seminario ESEPA en 2017. Este es un resumen de ella. Se puede descargue el documento largo aquí: Shogren_Sacerdocio Universal de Todos los Creyentes

Es verdad que, cada hombre, mujer, niño, y niña en Cristo es un sacerdote. Se llama el sacerdocio universal de los creyentes; es decir, que Cristo es el único sumo sacerdote, y en virtud de estar unidos con Cristo y ungidos por el Espíritu, cada creyente es un sacerdote.

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa (1 Ped 2:9 RVR).

Nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre (Apoc 1:6). La NVI es mejor: Ha hecho de nosotros un reino, sacerdotes al servicio de Dios su Padre.

que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo (Rom 12:1)

Y vosotros seréis llamados sacerdotes de Jehová, ministros de nuestro Dios seréis llamados; comeréis las riquezas de las naciones, y con su gloria seréis sublimes… (Isa 61:6)

Para los creyentes de América Latina, el creyente vive en la sombra de siglos de escuchar: usted es laico; solamente el cura ordenado es sacerdote, entonces hay que pasar por él para tener contacto con Dios.

Por ejemplo, en el Catequismo católico romano de 1992 Lee el resto de esta entrada »

Written by Gary Shogren

25/10/2017 at 3:30 pm

Publicado en 1a de Corintios, 1a de Pedro, Abraham, Adoración, Agustin, Alabanza, Amar amor, Antiguo Pacto, Antiguo Testamento Interpretación, Apóstol, Apocalipsis, Ascensión, Bautismo, Biblia, canon, caudillo, Cena del Senor, Cipriano, Clemente, cristiano, Cristología, Cuerpo de Cristo, Cultura, Deidad de Cristo, Diezmos, Discernimiento, discernimiento, Discipulado, Discipulado, Dones espirituales, edificacion, El apóstol Pablo, El Judaismo, El Mesías, Epistolas cartas, Espiritu Santo, Evangelio de prosperidad, evangelismo, Exodo, Familia, Fruto del Espiritu, Génesis, gentil, Hechos de los Apóstoles, hermeneutica, Historia, Historia de la Iglesia, Humanidad de Cristo, Humildad, Inspiración de la Biblia, Isaías, Israel, judaizante, La Iglesia, La Iglesia Católica Romana, La Iglesia y lo economico, Lider, Liderazgo cristiano, Lobo, Lutero, Maldonado, matrimonio, mediador, Melquisedec, Mesianico, Mesianismo, Metodos de estudiar la Biblia, Ministerio quintuple, misioneros, Misioneros latinoamericanos, Misiones, neo-pentecostal neopentecostal, Nueva Reformacion Apostolica, Nuevo nacimiento, Nuevo Pacto, Nuevo Pacto, Nuevo Testamento Interpretación, Ofrenda, Oración, Padre, Palabra de Fe, Papa, Pastor, Pecado, Predicar sermon, Reformadores, Resurreccion, Rhema, Romanos, Sacerdote, Sacramentos, Salvación, salvador, Sana doctrina, Señor, Señorío, Seminario ESEPA, Teología, Teologos, Tora, Torah, tradicionalista tradicion, Vida Cristiana, Voluntad de Dios, Wesley

Tagged with , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: