Razon de la esperanza

La verdad de Dios para el pueblo de Dios

Archive for the ‘Antiguo Testamento Interpretación’ Category

Hechos NVI y el bautismo del etíope

leave a comment »

Así escucho en YouTube: La NVI no puede ser una versión confiable, ¡así que quita Hechos 8:37 de la Palabra!

Examinamos los datos.

En la Nuevo Versión Internacional se ve este texto:

36 Mientras iban por el camino, llegaron a un lugar donde había agua, y dijo el eunuco:

—Mire usted, aquí hay agua. ¿Qué impide que yo sea bautizado?

38 Entonces mandó parar la carroza, y ambos bajaron al agua, y Felipe lo bautizó.

En Reina Valera Revisada, tenemos otro versículo agregado:

36Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco:

Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? 37Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes.

Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.

38Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.

Ahora, algunos dicen que, ¡aja! La Nueva Versión Internacional es parte de un complot. Quita la doctrina de salvación por la fe en Cristo; borra la necesidad de bautismo; ¡niega la verdad de que, Jesucristo es el Hijo de Dios!! Y desde allí, esta versión es satánica o católica o de la Nueva Era.

Si lo aceptamos, hipotéticamente, entonces tendremos preguntarnos, por qué estos conspiradores aparentemente no tenían ningún problema con, por ejemplo, Hechos 8:12 NVI, “Pero cuando creyeron a Felipe, que les anunciaba las buenas nuevas del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, tanto hombres como mujeres se bautizaron.” U olvidaron que Pablo iba a decir en Romanos 10:9 NVI, “si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo.” Entonces, ¡sería un complot llevado a cabo por incompetentes!

Y recordemos que, los traductores de la NVI o la Nueva Traducción Viviente no quitaron este versículo a discreción, o porque no lo quieren, sino porque, la evidencia antigua sugiere fuertemente que, Lucas no escribió el v. 37. Si Lucas no lo escribió, el Espíritu Santo no lo inspiró, no es la Palabra de Dios para el Pueblo de Dios.

En este cuatrimestre, enseño el curso Canon y Texto Bíblico – Nuevo Testameno. Una tarea fue el estudio de Hechos 8:37 para concluir si Lucas lo escribió o si un copista lo agregó, siglos después. Doy la bienvenida a William Granados, quien compartirá su tarea; su nota no dependió de su conclusión, a propósito, sino de que él siguió los pasos correctos en la ciencia de la crítica textual. ¡Bendiciones lectores y William! Gary


William Granados García
Análisis de Hechos 8:37

NA28: 36 ὡς δὲ ἐπορεύοντο κατὰ τὴν ὁδόν, ἦλθον ἐπί τι ὕδωρ, καί φησιν ὁ εὐνοῦχος· ἰδοὺ ὕδωρ, τί κωλύει με βαπτισθῆναι; 38καὶ ἐκέλευσεν στῆναι τὸ ἅρμα καὶ κατέβησαν ἀμφότεροι εἰς τὸ ὕδωρ, ὅ τε Φίλιππος καὶ ὁ εὐνοῦχος, καὶ ἐβάπτισεν αὐτόν.
RV60: 36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? 37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. 38 Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.
NVI: 36 Mientras iban por el camino, llegaron a un lugar donde había agua, y dijo el eunuco: —Mire usted, aquí hay agua. ¿Qué impide que yo sea bautizado? 38 Entonces mandó parar la carroza, y ambos bajaron al agua, y Felipe lo bautizó.

Hechos 8:37 es un versículo controversial a la luz de la crítica bíblica. Muchas personas se alarman porque consideran un sacrilegio el hecho de que las versiones modernas de la Biblia omitan un versículo tan importante que hace una confesión de fe en Jesucristo y de esta manera violen la Sagrada Escritura. Pero vayamos al contexto del asunto para entender el malentendido.

Ante la pregunta del Etíope a Felipe sobre cuál es el impedimento para ser bautizado si allí hay agua, Felipe responde (según las versiones tradicionales de la Biblia como RV60, por ejemplo): “Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios”. Este es el versículo 37. Luego de esto Felipe manda a detener el carro y ambos descienden al agua para que el eunuco sea bautizado.

Ahora bien, cuando vemos la NVI, BLPH, NTV, TLA, e incluso la RVA, observamos que se omite todo este versículo. Es decir, se omite la frase “Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios” (ειπεν δε ο φιλιππος ει πιστευεις εξ ολης της καρδιας εξεστιν αποκριθεις δε ειπεν πιστευω τον υιον του θεου ειναι τον ιησουν χριστον). Para muchos acá está en juego un aspecto importantísimo de la fe cristiana: Creer en el corazón que Jesucristo es el Hijo de Dios. Algunos suponen que si en estas versiones se omite esto es porque intentan ocultarnos algo y tienen intenciones de no reconocer a Jesús como el Hijo de Dios. No hay nada más alejado de la verdad que este tipo de afirmaciones sin fundamento teórico.

A continuación, intentaré realizar un breve análisis para dilucidar el problema acá presente y así comprender cuál es el sentido y propósito de la crítica bíblica, tomando como ejemplo este versículo, para poder entender su contribución a la fe de la iglesia.

Evidencia externa

Para comenzar es necesario comprender que cuando decimos “evidencia externa” hacemos referencia a los manuscritos existentes que brindan apoyo a una u otra lectura de un determinado texto. Entre las principales consideraciones para tomar una decisión sobre un pasaje son: la antigüedad de los manuscritos, la diversidad de las familias textuales que posean el texto, también usualmente la lectura más difícil de explicar sea la aceptada por el hecho de que lo más probable es que un escriba intente clarificar un pasaje antes que dificultarlo, etc.

En este caso, el versículo 37 no aparece en la mayoría de los manuscritos antiguos de mayor importancia sino en manuscritos un poco más tardíos y con diversas variaciones. Este versículo falta en los principales manuscritos griegos, y lo excluyen casi todas las ediciones críticas modernas. Metzger señala que este versículo “es una adición occidental que no se encuentra en 𝔓45 א A B C 33 81 614 vg sirp, h copsa, bo et, aunque sí en E y en múltiples mss minúsculos, itgig, h vgmss sirh con* copG67 arm, con bastantes variaciones de menor importancia” (p. 314).

A todo esto añade que no hay una razón que explique la omisión de este versículo por parte de los escribas. La explicación más plausible es que se agregara como una nota al margen representando una fórmula de confesión como requerimiento sine qua non el bautismo sería aplicado. Así, “aunque el manuscrito neotestamentario que contiene estas palabras data del siglo VI (ms E), la tradición de la confesión de fe en Cristo por parte del etíope ya circulaba en las últimas décadas del siglo II” (Metzger, p. 314).

Esto precisamente es también lo que señalan diversos comentaristas al respecto de esta variante: Guy Williamson, por ejemplo, señala: “Posiblemente comenzó como una nota marginal, inspirada en la ordenanza del bautismo, y pasó después al texto durante su transmisión” (p. 107).

La hipótesis que sostiene el reconocido comentarista bíblico Kistemaker es similar: “Quizás en la iglesia primitiva se consideró necesario que el etíope primero profesara su fe antes de ser bautizado. Los escribas, entonces, agregaron el comentario de Felipe y la confesión del eunuco al margen del manuscrito de Hechos. Las palabras dichas por el eunuco pudieron haber sido usadas como una fórmula bautismal hacia el final del siglo II; las palabras eran conocidas en aquellos días, lo que es evidente en los escritos de Ireneo, el padre de la iglesia, quien cita parte de esta fórmula. El versículo 37 fue agregado al texto griego vía manuscritos medievales posteriores; y de allí fue traducido a nuestra propia lengua” (2007, p. 342).

Entonces, si la evidencia externa sugiere que el texto de 8:37 no fue escrito originalmente por Lucas, ¿cómo es que ha llegado hasta nosotros este versículo? Como se ha señalado, algunos manuscritos minúsculos incluían este texto desde bien temprano, a pesar de que su contraparte los supera. El erudito F. F. Bruce señala que el asunto es que “aunque esta adición no se encuentra en el Texto Bizantino, Erasmo la incorporó en sus ediciones impresas; creía que había sido omitida por descuido de los copistas” (p. 177).

A esto podemos añadir las palabras de Metzger quien señala que “aunque esta frase no aparece en el manuscrito medieval en el que Erasmo se basó (ms 2) si aparece en el margen de otro manuscrito (ms 4) de donde Erasmo la toma y la incluye en su edición por considerarla un descuido de los escribas” (p. 314).

Por consiguiente, la traducción que posteriormente se realiza al español tomando como base el texto griego de Erasmo incluye este versículo. Sin embargo, en vistas de la enorme evidencia que hoy poseemos en contra, la mayoría de las versiones modernas de la biblia han decidido omitir este versículo y agregar una nota o corchetes para hacernos entender que este versículo no fue originalmente escrito por Lucas.

Evidencia interna

Si a la luz de la evidencia externa se comprende que el pasaje es un añadido, ahora es necesario analizar la evidencia interna para concluir si este pasaje está en concordancia con respecto al contenido del texto bíblico, y en este caso específicamente si está relacionado con el contenido de Hechos y con el estilo de su autor (Lucas).

Si analizamos el contexto del pasaje podemos dilucidar una curiosa interrupción en la narración. La maravilla de dicha narración es que se puede sobreentender que el Eunuco ha creído en Cristo y por consiguiente Felipe procede a bautizarlo. Así el texto entre la pregunta del impedimento para ser bautizado (v. 36, que parece ser una pregunta retórica) y la detención del carro para proceder al bautismo (v. 38) tiene una conexión más evidente. Sin embargo, como señala Bruce, quizás a algún escriba esto no le parecía suficiente ya que Felipe debía haber buscado la genuinidad de la fe del eunuco, pero “sin duda, Felipe estaba bien seguro, pero hay mentes incapaces de contentarse con dejar que tales cosas se sobreentiendan” (p. 181).

Por otra parte, para algunos comentaristas como Metzger y Kistemaker la expresión τον ιησουν χριστον no es característica de Lucas. Si se observa, por ejemplo, un pasaje similar en cuanto una formulación teológica en un evento de diálogo narrativo, vemos que la expresión es un tanto diferente. En Hechos 16:16-41 se narra la historia del encarcelamiento de Pablo y Silas. Allí, después de un acto milagroso en el que tienen la posibilidad de escaparse de prisión, el carcelero está a punto de suicidarse. Pablo clamó para hacerle notar que ellos aún estaban en la cárcel y no se habían escapado. El carcelero se asusta y se postra temblando ante Pablo y Silas y les implora sobre qué debe hacer para ser salvo. La respuesta de ellos es la siguiente: “Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y tu casa” (v.31; πίστευσον ἐπὶ τὸν κύριον Ἰησοῦν καὶ σωθήσῃ σὺ καὶ οἶκός σου,).

Nuevamente la crítica señala que ciertos manuscritos agregan a τὸν κύριον Ἰησοῦν la palabra Χριστον. Sin embargo se prefiere, a la luz de la evidencia, la expresión τὸν κύριον Ἰησοῦν. Este es sólo un ejemplo para mostrar lo expresado por Metzger y Kistemaker al respecto del estilo lucano que prefiere hablar del Señor Jesús y no típicamente del Señor Jesucristo (así también Esteban en 7:59). Por tanto, la evidencia interna tampoco sustenta con mucha fuerza la existencia original del v. 37 como sí lo hace la afirmación de que es una adición posterior al texto escrito por Lucas.

Conclusiones

Se ha observado que la evidencia externa apunta a que el versículo 37 es una adición posterior que realizó algún escriba, quizás por fines litúrgicos, para complementar el texto de Lucas. Esta adición pudo realizarse al margen del texto pero posteriormente fue añadida al texto en sí. Tenemos el texto en la RV60 de esta forma debido a la decisión errónea que tomó Erasmo al elaborar su edición del Nuevo Testamento Griego (sin embargo, hay que reconocer que Erasmo no tenía el aparato crítico que poseemos actualmente, con lo cual no era una decisión fácil y considero que para su momento fue la mejor decisión).

La evidencia interna también manifiesta que el versículo 37 no se sustenta con fuerza ya que no encaja muy bien en la narración del texto que desarrolla Lucas. La pregunta del eunuco en v. 36 parece ser más bien retórica antes que informativa. Además, como señalan los expertos, este versículo no refleja el estilo de Lucas cuando se refiere a Jesús, ya que casi siempre usa las expresiones Jesús, Señor Jesús, Señor, o Jesús de Nazaret; mientras que Señor Jesucristo prácticamente no aparece (solamente en 2:38 Pedro usa nombre de Jesucristo). Por lo demás, la evidencia interna también apunta a que este versículo es un añadido posterior y no el texto original de Lucas.

Como se puede comprender, la omisión de este versículo en las versiones modernas de la Biblia no tiene ningún aspecto conspirativo, más bien pretenden establecer el texto original tal como lo escribieron los autores bíblicos inspirados por Dios, en este caso Lucas. Así que en lugar de hablar de omisión de un versículo en las versiones modernas de la Biblia, deberíamos estar hablando de la adición de un versículo en las versiones un poco menos modernas de las Escrituras. Asimismo, la confesión de fe en Jesucristo no se ve afectada en ningún sentido al reconocer la omisión de este versículo en alguna versión moderna de la Biblia ya que como se pudo observar en Hechos 16:31 en cualquier edición crítica del Nuevo Testamento se afirma la doctrina cristiana según la cual para ser salvo solamente hay que creer en el Señor Jesús.

Referencias bibliográficas
Bruce, F. F. (2007). Hechos de los Apóstoles: Introducción, comentarios y notas. Michigan, EE.UU: Libros Desafío.
Kistemaker, S. J. (2007). Comentario al Nuevo Testamento: Hechos. Grand Rapids, MI: Libros Desafío.
Metzger, B. (2006). Un comentario textual al Nuevo Testamento Griego. Sociedad Bíblica Americana.
Williamson G. (1993), en Carro, D., Poe, J. T., Zorzoli, R. O. (eds.) Comentario bı́blico mundo hispano. Hechos (1. ed.) El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano.

Mi comentario de 1a Corintios – 25% descuento

leave a comment »

¡UNA GANGA! Y se puede compartir este código con sus conocidos, familia, redes sociales etc. Este cupón descontará un 25% de descuento del precio del EBOOK.

He aquí el código: E.CLIE-FS98RJ-25DTO

https://www.clie.es/primera-de-corintios

Written by Gary Shogren

26/06/2021 at 3:53 pm

La Lectura oral de las Escrituras en la Iglesia Primitiva y Hoy – ¡nuestra entrada número 300!

with one comment

Ponencia dada en Seminario ESEPA, el 23 de abril 2021.

La ponencia en ingles aqui.

Para descargar el PDF:

Resumen: “En la iglesia primitiva, la lectura oral extensiva de las Escrituras era una necesidad (1 Tim 4:13; Ap 1:3; en el siglo dos, Justino Mártir, Primera Apología 67; el Canon de Muratori; Tertuliano, Apología 39), debido al elevado analfabetismo existente en la iglesia. Hoy en día la tasa de alfabetización mundial para adultos es del 86% y está aumentando; y en Costa Rica es del 97%. La iglesia asume tácitamente que los creyentes leerán la Biblia durante la semana, y que las lecturas en el culto pueden reducirse al mínimo, escogerse al azar, o limitarse a textos ya conocidos. Argumentaremos que la antigua práctica sigue siendo muy necesaria, incluso en una época en que la alfabetización es generalizada.”[1]

Introducción

En las cartas pastorales, Pablo enfatizó el rol de las Escrituras; nuestro texto principal será: “En tanto que llego, dedícate a la lectura pública de las Escrituras, y a enseñar y animar a los hermanos.” (1 Tim 4:13 NVI)

Por favor, tómese unos pocos segundos y piense acerca de esta frase, “la lectura pública de las Escrituras.” En el último culto al que usted asistió: aparte del sermón, ¿cuáles textos bíblicos recuerda que alguien haya leído a la congregación? ¿Y qué impacto tuvieron en los oyentes?

Yo planteo la pregunta: Pablo dice “dedícate a la lectura pública de las Escrituras”; de lo que presenciamos hoy en día, ¿Vemos ese mismo nivel de dedicación, de devoción, de compromiso a la lectura de porciones sustanciales de la Biblia en voz alta durante las reuniones de la iglesia?

Mi tema de esta noche es “La Lectura oral de las Escrituras en la Iglesia Primitiva y Hoy”. Yo no me había dado cuenta de esto cuando escogí este tópico, lo popular que es este tema hoy. De hecho, la mayoría de mis recursos fueron escritos en el siglo 21, y un nuevo libro de Justo González salió tan recientemente que yo no pude acceder a él a tiempo.

I. Lectura Pública de la Biblia en la Iglesia Primitiva

Las reuniones de la iglesia apostólica incluyeron la lectura extensiva de la Escritura. Una razón para esto era la baja tasa de alfabetismo entre los cristianos. Quizás tan pocos como el 10 o 15% de los creyentes en Filipo o Éfeso o Roma eran letrados.

Y tan tarde como 1820, solo alrededor del 12% de la población global podía leer. La tasa de alfabetismo se ha disparado desde entonces. Según la UNICEF ahora se encuentra cerca del 86% y está aumentando; la cifra en Costa Rica es alrededor del 97% (Burton). E incluso si una persona no puede leer, puede escuchar grabaciones de libros, incluida la Biblia. Así que, ¡nunca ha sido un mejor tiempo para ser un lector con los ojos o con los oídos!

Lee el resto de esta entrada »

Recuperando a Dios en la era de la terapia

Originalmente publicado como “Recovering God in the age of therapy,” por Gary Steven Shogren Ph.D, en Journal of Biblical Counseling. Para escucharlo en línea, vaya aquí. Para descargarlo, haz clic AQUI:

Y no olvide su copia de mi libro, Corriendo en círculos: cómo encontrar libertad del comportamiento adictivo, https://razondelaesperanza.files.wordpress.com/2012/10/shogren_corriendo-en-circulos-2013.pdf

Para obtener un rápido análisis de nuestra civilización, no busque más allá de la librería más cercana. Naturalmente tiene lo común: clásicos de bolsillo, misterios, biografías, diccionarios, antologías, e incluso algunas pocas Biblias. Pero dado que su gerente lo ha abastecido de las ideas que los consumidores están comprando esta temporada, sirve como un práctico panel de visualización para la mente colectiva de nuestra cultura. Sin duda, notará que la mercancía se está moviendo rápidamente hacia temas de “Psicología / Autoayuda.” Una mirada a los títulos revela lo que se está vendiendo:

  • Paz, amor y sanidad – Comunicación Cuerpo Mente y el camino hacia la auto curación: una exploración;
  • Perdonar y Olvidar: curar los daños que no merecemos;
  • Sanando la vergüenza que te ata;
  • La gente de la mentira: La esperanza de la sanidad humana del mal.

¿Podría decirse también que las librerías cristianas son los espejos de nuestra subcultura? Repase los títulos de la estantería que corresponda a la autoayuda e intente hacerse una idea de lo que los cristianos quieren oír:

  • Sanidad para emociones dañadas (texto y libro de trabajo);
  • Cambios que sanan – Cómo entender su pasado para asegurar un futuro más saludable;
  • Perdonar y Olvidar: curar los daños que no merecemos;
  • Restaurando el alma cristiana a través de la oración sanadora;
  • Fe que duele – Fe que sana; y así sucesivamente; todo por autores evangélicos, publicado por editoriales cristianos.

¿Es una casualidad, o los cristianos realmente anhelan el mismo bien superior, (a falta de un mejor término sanación interior) que el mundo en general? Si se profundiza, la probabilidad de que sea una mera coincidencia se desvanece. No solo las cubiertas suenan notablemente similares, sino que los contenidos se leen igual. A veces el mismo título (en mi caso, Perdonar y Olvidar) se encuentra en ambas tiendas. Y si te sorprende encontrar libros “seculares” en el estante de psicología de un librero religioso, entonces puedes estar aún más desconcertado al encontrar libros de editoriales evangélicos en el centro comercial.

Si se puede juzgar un libro por su cubierta, entonces los cristianos aparentemente han adoptado la “sanidad” como una atractiva metáfora, como un término general apropiado para todo lo que se puede esperar de Dios. Usted puede adivinar cómo se ha llegado a esto: El “Dr. Cristiano”, ficticio terapeuta renacido, lo ha razonado así:

Los psicólogos consideran que la disfunción emocional que experimentan las personas es personal (estamos alejados de nosotros mismos) y social (estamos aislados de los demás). Esto está bien hasta donde llega; pero como cristiano, soy consciente de que también estamos sufriendo espiritualmente; y nuestra relación con Dios es, de hecho, clave. ¿No es mejor decir que estamos enfermos con respecto a uno mismo, socialmente en nuestras relaciones humanas, y además espiritualmente en nuestra relación con Dios? Lo que realmente necesitamos, por lo tanto, es la gracia sanadora de Dios en las tres conexiones.

¿Qué está mal con esta situación? El problema no radica simplemente en que el doctor haya dado una mala respuesta, sino su intento de responder a una pregunta equivocada en cuya formulación los cristianos no han intervenido. Él está inmerso en una cultura en la que la psiquiatría, la psicología, la religión y los medios de comunicación son campeones de un “modelo de enfermedad o trauma” para lo que sea que te moleste. Una versión cristianizada de esto podría representar a Dios como el Gran Terapeuta que nos da sanidad en algún último plano (espiritual). Y como es siempre el caso, los versículos de la Biblia se pueden unir para “probar algo.”

La mayoría de los intentos de integrar las Escrituras y la sanidad interna están escritos por consejeros profesionales que tienen cierto nivel de respeto por la Biblia. Yo soy lo contrario, un exégeta con un interés ajeno en la consejería. Por ello, me permito ofrecer que no basta con utilizar la Biblia para golpear los errores más atroces de la sanidad interior y luego suponer que lo que queda en pie es bíblico. ¡La Biblia no existe simplemente para filtrar las impurezas de otros sistemas! Teniendo esto en mente, planteemos la pregunta de esta manera: si un cristiano comenzara con el sistema que se encuentra en las Escrituras, ¿descubriría este paradigma de “sanidad”? Y si no, ¿deberíamos adoptarlo como nuestro modelo de primera elección?

En este estudio responderé tres preguntas:

  1. ¿Cómo usa la Biblia el lenguaje de la sanidad?
  2. ¿Cómo usan los consejeros contemporáneos la terminología de la sanidad?
  3. ¿Qué implicaciones tiene el patrón bíblico para los consejeros cristianos?
 

1. La Biblia y el lenguaje de la sanidad

Las innumerables referencias bíblicas a la curación se pueden clasificar en dos categorías generales: primero, “sanidad” en su sentido literal primario, es la restauración de las personas al bienestar corporal. Segundo, “sanidad” en un sentido metafórico, es el estado general de bienestar que se encuentra dentro del pacto de gracia de Dios.[i]

La mayor parte de los versículos bíblicos emplean la “sanidad” con el significado de la restauración física. Cuando nuestro Señor sanó, eliminó los síntomas y revirtió el daño ya hecho. En sus propias palabras: “Los ciegos reciben la vista, los cojos andan, los que tienen lepra son curados, los sordos oyen” (Mateo 11:5a). Por supuesto, los beneficios espirituales acompañaron las curaciones del Señor, sobre todo el perdón de los pecados, pero las palabras de “sanidad” no se aplican a estas bendiciones espirituales.[ii]

Dos veces Jesús se compara a sí mismo con un médico; temprano en su ministerio predice que los nazarenos se burlarán de él, “Médico, cúrate a ti mismo” (Lucas 4:23). En el cumplimiento de la cruz se burlaron: “Él salvó a los demás; que se salve a sí mismo…” (Lucas 23:35), irónicamente, el poder de Jesús parecería fallarle cuando Él mismo estaba muriendo. En otro caso, Jesús contrarresta a los que desprecian su acercamiento con los pecadores diciendo: “No son los sanos los que necesitan un médico, sino los enfermos” (Lucas 5:31). Luego agregó la aclaración: “No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores al arrepentimiento” (5:32). Jesús usó la metáfora médica para hacer su ministerio comprensible, señalando que el lugar para cuidar está al lado de los necesitados. La necesidad en vista, sin embargo, no es médica; es el problema del pecado.

Lee el resto de esta entrada »

¿Jesús todavía tiene un cuerpo humano?

Por alguna razón, la gente está haciendo esta pregunta:

¿TIENE JESÚS TODAVÍA UN CUERPO, O LO DEJÓ ATRÁS CUANDO FUE AL CIELO?

Esta no es precisamente la misma doctrina que enseñan los Testigos de Jehová, que dicen que Jesús nunca fue resucitado corporalmente en absoluto, sino que resucitó como un ser espiritual. El matiz de esta nueva enseñanza es que Jesús sí fue resucitado corporalmente, pero en su ascensión dejó el cuerpo.

Este caso es uno de ellos que me preocupan: cuando un individuo o una iglesia insiste en que esta extraña doctrina es lo que divide a los verdaderos creyentes de los falsos o quizás a los creyentes profundos de los superficiales, y por eso la doctrina se vuelve “sectaria”. En otras palabras, me pregunto: ¿por qué alguien pensaría que esta nueva doctrina es fundamental, y divide lo verdadero de lo falso? [1]

Pero, bueno – La respuesta corta es SÍ: Jesús ascendió al cielo en un cuerpo humano glorificado; está sentado a la derecha del Padre con un cuerpo humano; actúa como sumo sacerdote como un ser humano (¡no como un ángel! Hebreos 1-2); siempre es el Hijo del Hombre, es decir, un ser humano glorificado durante este siglo (Hechos 7:56); que siempre tiene las cicatrices de su crucifixión en su cuerpo (Juan 20:27; Apocalipsis 5); que cuando vuelva, será como ascendió (Hechos 1:11); y que será como el Hijo del Hombre, un ser humano glorificado en forma corporal (Daniel 7:13-14, Mateo 24:30, etc.). En la resurrección, “Él transformará nuestro cuerpo miserable para que sea como su cuerpo glorioso” (Fil 3:20). No “el cuerpo glorioso que tenía érase una vez.”

En este momento, él intercede por nosotros delante del Padre, precisamente como el hijo de Dios encarnado, “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Tim 2:5).

Asimismo, los creyentes en Cristo seremos resucitados con un cuerpo “espiritual” (1 Cor 15:46). Esto no significa “un cuerpo espectral, como un fantasma”. La mejor traducción del original es “un cuerpo dado por el Espíritu (Santo)”.

Si se me permite citarme a mí mismo:

[En 1 Cor 15] Pablo esboza otro contraste, no con la preposición “en”, sino dando una definición de lo que es un cuerpo sepultado y uno resucitado: se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual. Literalmente, dice: “Se siembra un cuerpo del alma” (psuchikos), “resucita un cuerpo espiritual” (pneumatikos). Este lenguaje se hace difícil debido a nuestros propios conceptos equivocados de la naturaleza del alma y del espíritu y, a causa de que nuestra mente, no se mueve en el lenguaje de creación del Génesis. Examinemos el segundo término primero. Algunos cristianos han considerado que esto significa que los cristianos mueren, pero viven para siempre como espíritus sin cuerpo. Pero este no es el sentido de ninguna manera. Un espíritu sin cuerpo sigue siendo un ser muerto. Además, normalmente, cuando Pablo usa pneuma o pneumatikos, está pensando en el Espíritu Santo. Eso encaja bien aquí: el cristiano resucitará, no como un espíritu, sino por el poder del Espíritu. Esta misma verdad aparece en 1 Ped 3:18-22 y 4:6: Cristo es levantado por el Espíritu (3:18), y en ese estado resucitado (en el Espíritu) él proclamó su victoria a todos los poderes angélicos encarcelados (3:19), como parte de su ascensión a la derecha de Dios (3:22). De la misma manera, a los creyentes muertos se les dará vida en el Espíritu (1 Ped 4:6), es decir, serán resucitados. Véase también el poder del Espíritu en la resurrección en Rom 8:11; 2 Cor 5:5 y Ef 1:13-14…15:50: “La carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios” (así RVR, LBLA, BJ; de nuevo, la frase de la VP “lo puramente material” no capta para nada el significado). Es decir, nadie puede entrar en el reino con la forma mortal de la raza de Adán. Debemos tomar esto como la frase tradicional que es, una vida de “carne-y-sangre”. La NVI con el cuerpo mortal ofrece una paráfrasis de lo que literalmente es y constituye un intento positivo de captar este mensaje. Esta última al igual que “Carne y sangre”, son sinónimos de “cuerpo natural” en 15:44-45.

Tomado de Shogren, Primera de Corintios: Un Comentario Exegético-Pastoral, CLIE, 2021. De Amazon y de CLIE en versión impresa y versión digital.

NOTA:
[1] Digo que la doctrina es “novedosa”, sin embargo, es relativamente así. Los gnósticos negaron la ascensión física de Cristo, por lo que Ireneo tuvo que insistir en que la doctrina era fundamental del credo cristiano: “la venida, el nacimiento del seno de la virgen, la pasión, la resurrección de entre los muertos y la ascensión corporal a los cielos [καὶ τὴν ἔσαρκον εἰς τοὐς οὐρανοὺς ἀνάληψιν] del amado Jesucristo nuestro Señor y su venida de lo algo de los cielos en la gloria del Padre, para recapitular todas las cosas, y resucitar toda carne de todo el género humano….” Ver Ireneo, Contra las herejías 1.10.1, en Lo mejor de Ireneo de Lyon, ed. A. Ropero (Barcelona: CLIE, 2003), 84. El teólogo medieval Ecumenio comentó sobre Hebreos 5:7 – “No fue por eso que llamó “días de su carne” a los días en que el Señor estuvo sobre la tierra visiblemente, como si ahora se hubiera despojado de la carne. No es posible pensar en ello. Porque todavía tiene la carne, aunque ahora sea imperecedera. Pero llama ‘los días de su carne’ a los días de su vida carnal.” Fragmentos de la Epístola a los Hebreos 5.7. H

VER TAMBIÉN:Zombies y la Biblia

“¿Jesús todavía tiene un cuerpo humano?” por Gary S. Shogren, Profesor en Nuevo Testamento, Seminario ESEPA, San José, Costa Rica

Profecía bíblica, cap. 1 – “Profecías bíblicas” que NO se encuentran en la Biblia

Tengo planeado al menos dos artículos más de esta serie, en los que describiré las expectativas del fin del tiempo que pueden o no encontrarse en la Biblia, dependiendo de su interpretación; y las expectativas del fin del tiempo que están en la Biblia.

Yo crecí en el bosque. Por “bosque” no me refiero a un parque con algunos árboles dispersos, sino a un lugar donde los grandes terrenos estaban tan ahogados por la maleza y las espinas y las ramas caídas y las rocas de la última Edad de Hielo que era literalmente imposible atravesar. Mi mente regresa al bosque cada vez que me abro paso a través del matorral creado por nuestros profetas modernos. Debido a su creatividad, las predicciones que la gente dice estar en la Biblia superan, exponencialmente, las predicciones que realmente sí están en la Biblia. Por eso, antes de que podamos empezar a hablar de las profecías bíblicas, tenemos que limpiar el terreno de la maleza, las cosas que se le han dicho a la gente están en la Biblia, pero que parece que no podemos encontrar en ninguna página real de la Escritura. Escribo esto, no porque no me gusten las profecías bíblicas, sino porque las respeto demasiado como para verlas a la ligera.

La misma extensión de este artículo es el desafortunado efecto secundario de los muchos “mitos de la profecía” que hay afuera. Una razón para esto es que las predicciones del fin del tiempo son un gran negocio: observe los libros de Tim LaHaye, Jack Van Impe, Jonathan Cahn, John Hagee, e incluso David Jeremías. Sólo la serie de libros Dejados Atrás ha vendido más de 65 millones, sin mencionar las películas y la mercancía. Para Irwin Baxter no es difícil vender sus muy caros DVD’s; y hay sitios influyentes o grupos como Cristianos Unidos por Israel (CUFI) de Hagee. Muchos de ellos emplean la misma estratagema de apertura: “He estado estudiando y enseñando las profecías bíblicas por X número de años; por lo tanto, ¡deberías confiar en mí para saber lo que hay en la Biblia!”

De hecho, no: la Palabra de Dios nos dice qué creer, y el creyente no tiene necesidad de un Guardián de la Profecía para acceder a sus páginas.

Aquí nos enfocaremos en aquellos que enseñan con la Biblia en una mano, y los titulares de hoy en la otra Lee el resto de esta entrada »

El Aoristo Mitológico y Mágico

Yo vivía en Escocia y muchas veces fuimos al famoso Loch Ness. Nunca vi el monstruo, y de hecho, ¡me pareció que se promulga la leyenda para atraer turistas y ya! Bueno, un cuento de un monstruo es una diversión; no es de nada gracioso cuando se usan mitos para interpretar la Biblia. Uno de esos es que, el tiempo aoristo significa, “una acción puntual, momentánea, una vez y para siempre, no capaz de ser repetida.” De hecho, el erudito Frank Stagg escribió un artículo entero sobre el pobre “aoristo abusado.” (se puede leer en inglés aquí, Stagg_Abused Aorist).

Aquí unos ejemplos de gente enseñando este Aoristo Mágico:

Observemos un ejemplo importante del uso del aoristo. En Hechos 2:38, el verbo, “bautícese” βαπτισθήτω se encuentra en el tiempo aoristo, lo cual denota una acción de una sola vez. Este verbo, explicado, enseña que la persona debe bautizarse solamente una vez, y no varias veces.[1] (Gary: yo creo en bautizarse una sola vez, pero no es el verbo aoristo que me lo enseña).

Aoristo es “Aspecto Puntual [explicado como, acción realizada ya en un momento concreto del pasado][2]

Esto es lo que Pablo nos está rogando que hagamos [en Romanos 12]. Dice que Dios está interesado en que traigas tu cuerpo y lo hagas disponible a Él. Cuando dice: “presentéis vuestros cuerpos”, utiliza lo que los griegos llaman un tiempo verbal aoristo. Eso significa que es algo que haces una vez y para siempre; no es algo que haces una y otra vez. Lo haces una vez, y entonces desarrollas el resto tu vida en base a eso. Así que llega un tiempo cuando Dios quiere que traigáis vuestros cuerpos a Él.[3]

Debería notarse que los verbos traducidos coméis y bebéis [en Juan 6:56] son aoristos, no tiempos verbales presentes. Eso sugiere una apropiación de una única vez para la salvación de Cristo, no comer ni beber continuamente su cuerpo y su sangre, como se representa en la misa católica (véase la explicación anterior Lee el resto de esta entrada »

¿Qué detiene el Hombre de Pecado? 2 Tes 2

En América Latina, cuando hablo de “el/lo que detiene” de 2 Tesalonicenses 2:6-7, la gran mayoría de la gente me responde que, “Por supuesto, es la iglesia” o el Espíritu quien mora en la iglesia. Esa interpretación es conectada con una doctrina del rapto pretribulacional. La popularidad de la interpretación es debido a que, ¡es la única que muchos han escuchado! Sin embargo, debemos afirmar que, esta interpretación es relativamente nueva, y que casi todos los exégetas han escogido otra interpretación.

Aquí una selección de mi comentario de 1-2 Tesalonicenses de Andamio, también disponible de Amazon, que incluye mi propia traducción del texto griego. ¡Disfruten!

Pablo habla del hombre de pecado/de la iniquidad, y dice:

2:6 Y ahora, sabéis lo que lo detiene [a él], para que sea revelado a su debido tiempo.

El verbo compuesto “detener” (katejo/κατέχω) es de vital importancia Lee el resto de esta entrada »

La Concordancia de Strong – una buena herramienta que se ha desviado

Para los estudiantes de la Biblia que no usan el hebreo y el griego, la Concordancia Strong con su diccionario es una herramienta popular, disponible en línea.

En su introducción, dice que “Los buenos estudiantes de la Biblia estudian las palabras bíblicas, y la Nueva Concordancia Strong Exhaustiva ofrece en esto una ayuda extraordinaria.”

Si, es útil, si se usa correctamente. No obstante, no es lo que pasa en realidad. Por eso, “una ayuda extraordinaria” es una afirmación bastante fuerte, pues Strong tiene una seria limitación: el “diccionario” en la parte posterior de Strong no es realmente un diccionario, y no debe ser usado para encontrar el “significado real, verdadero, o de la raíz” de una palabra.

Y esto significa que ¡usar el Strong – o un interlineal – no te hace un experto en griego o hebreo! Ni siquiera un novato. Ni te revela lo que la Biblia “realmente” dice Lee el resto de esta entrada »

La confiabilidad de nuestras traducciones de la Biblia, esp la NVI

VIDEO de mi conferencia de Teología para la Vida, 17 de agosto 2020

‘Hay ataques que proceden de tres direcciones diferentes: (1) algunos dicen que la Biblia no es confiable, que la ha cambiado a través de los siglos. (2) promotores de versiones sectarias (Nuevo Mundo, Código Real). (3) El tercer ataque viene de creyentes en la Biblia: “SU Biblia en ESA traducción no sirve; ha sido corrompida; o hasta, es parte de un complot en contra de la fe.” En estos días, es la NVI que es el blanco principal.

‘Si alguien dice que, “Bueno, yo prefiero la Reina Valera 1960,” bueno, no estoy de acuerdo, pero otra vez, ¡Dios le bendiga, sigamos en la Palabra!”

‘Es cuando alguien reclama que, “La Biblia que yo (entre otras) leo es una perversión, o peor – ¡y no estoy fabricando esto! – los profesores que no afirmen que la RV es la única Palabra de Dios,” entonces, tengo que contraatacar! Y cuando alguien dice a un creyente sencillo que, “Todas las versiones modernas son satánicas” es, en mi opinión, un gran error o hasta un pecado serio.’

Para ver la conferencia, Haz clic AQUI!

“La confiabilidad de nuestras traducciones de la Biblia, esp la NVI,” por Gary S. Shogren, PhD en Exégesis del Nuevo Testamento, Profesor en Seminario ESEPA, San José, Costa Rica

A %d blogueros les gusta esto: