Razon de la esperanza

La verdad de Dios para el pueblo de Dios

Archive for the ‘Armadura de Dios’ Category

¡Pruebe Arnold, comentario de Efesios!

with 2 comments

¡Recomiendo el comentario de Efesios por nuestro amigo Clinton Arnold! Es parte de la serie Comentario Exegético-Práctico del Nuevo Testamento (CEPNT), publicado por Andamio; Arnold también es el editor de la serie. He aquí una descripción de la serie. Se puede comprar de Andamio, de Amazon, de Kindle, y de Logos. También puede comprar mi comentario de 1-2 Tesalonicenses allí.

 

 

Aquí una selección:

Humanidad atrapada en la esclavitud 

Toda la humanidad está atrapada sin poder escapar de una forma triple de esclavitud. 

Pablo utiliza la palabra “muertos” para caracterizar esta esclavitud. Alguien que está muerto ha perdido toda habilidad para funcionar, razonar o sentir. Lo que resulta irónico es que en el retrato que Pablo hace de los muertos en este pasaje éstos mantienen su habilidad para caminar y actuar. Simplemente han sido separados del Autor de la vida y no tienen deseo alguno ni habilidad para complacerle o para relacionarse con él, su Hacedor. Pablo enseña en este pasaje que no hay nada que puedan hacer los muertos para ganarse el favor de Dios y especialmente su salvación. No hay señal de que ni siquiera lo deseen porque toda su vida está bajo el control de tres fuerzas poderosas que determinan su conducta diaria y su modo de pensar.

Ha quedado demostrado que el mundo, el diablo y la carne son poderes persuasivos que llevan a la humanidad a cometer actos que se desvían del carácter santo y justo de Dios. En el NT hay numerosos testimonios sobre estos tres poderes esclavizadores en las enseñanzas de Jesús, Juan, Lucas, Pedro y Santiago, aunque utilicen un vocabulario distinto. Estas tres fuerzas juntas forman una atadura ineludible, una trampa mortal que mantiene a la humanidad alejada de Dios y sobre una senda diaria de pecado tanto de pensamiento como de conducta.

Podríamos decir que una de estas fuerzas es externa a nosotros, otra es interna, y la otra obra poderosamente a través de las primeras dos además de directamente. La “edad de este mundo” es el medio político, social, económico y cultural insano e impío en el que vivimos. Representa el mal organizado en forma de presión social, ideología, sistemas y estructuras que nos proporcionan un guion de cómo vivir la vida separados de Dios y de sus propósitos. La “carne” es la tendencia e inclinación interior al mal. Es nuestra condición de criatura, infectada por las implicaciones de la caída de Adán, la que nos impulsa a actuar de forma contraria a la que Dios desea que hagamos. Representa una inclinación hacia nosotros mismos y a alejarnos de Dios. “El príncipe de la potestad del aire,” el diablo, es un espíritu inteligente y poderoso que es absolutamente malvado e intenta realizar el mayor mal posible en las vidas de los individuos y a través de ellos en la sociedad.

Los gentiles y judíos que viven en la época de Pablo no tendrían problema alguno para entender y aceptar el diagnóstico de Pablo sobre el dilema humano. Algunos de los gentiles, no obstante, les puede haber resultado difícil entender la inclinación interior al mal que Pablo denomina la “carne,” especialmente si han vivido bajo la influencia de cualquier forma de estoicismo. Puede que estén más dispuesto a aceptar el “mundo” y la idea de los espíritus malignos. Los occidentales de la época contemporánea, por el contrario, a menudo tienen muchas más dificultades para aceptar la noción de un ser personal llamado diablo que influye en la humanidad a través de un ámbito de espíritus malignos. Algunos estudiosos han hablado de esto como lenguaje mitológico que refleja la visión obsoleta de Pablo que resulta irrelevante en nuestra sociedad moderna. Sin embargo, Pablo veía al diablo y a los espíritus malignos como una realidad con la que había que enfrentarse; y así lo han visto los creyentes a lo largo de los siglos, y en todas las culturas y grupos étnicos del mundo.

Cualquiera que sea la dificultad que se tenga para aceptar el diagnóstico de Pablo, este presenta una visión equilibrada en concordancia con el resto de la revelación bíblica y que es necesario integrar a la visión cristiana contemporánea sea cual sea su cultura.

“¡Pruebe Arnold, comentario en Efesios!” por Gary S. Shogren, Profesor de Nuevo Testamento, Seminario ESEPA, San José, Costa Rica

¿Cómo son los ángeles?

leave a comment »

Un lector me pide información general sobre los ángeles. Mi respuesta: ¡hay mucho peligro y tergiversación sobre el tema!

Acabo de buscar en Google, para encontrar un artículo sano sobre el tema. Tengo que decirle, cómo me costó. Es decir, por cada artículo bíblico, hay 25 que son de la Nueva Era; tradición cabalista (el judaísmo místico); adoración de los ángeles (iglesia romana); especulación sobre guerra espiritual. Al buscar imágenes de “ángel” con Google, encontré dibujos de chicas rubias, preciosas, pero nada como los seres poderosos de la Biblia.

Un ángel en la cultura popular

La única fuente confiable que tenemos es la Biblia, punto. Si alguien habla de sabiduría esotérica or profecías que ha tenido, mi consejo es, ¡olvídelo! La razón por tantos sueños es que, el enemigo de Dios quisiera distraernos del Señor, al llamarnos la atención a los ángeles.

Entonces, tenga cuidado si alguien dice que hay 7 arcángeles; o que sabe todas las etapas de la jerarquía celestial, o sean, Potestades, Principados, Tronos, Dominaciones, etc. Si no está claramente obvio en la Biblia, Dios no desea que usted juegue con más información.

Hay un artículo aquí que me parece un estudio sano, llevado del Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, http://paraguayparacristo.blogspot.com/2009/02/dios-y-los-angeles.html

Más, recomiendo un libro por un amigo mío, Clinton Arnold, que se encuentra en este blog, bajo el ensayo “El diablo, ¿está persiguiéndote?”

El diablo, ¿está persiguiéndote?

with 10 comments

Alguien nos escribe: Me parece que estar en todas partes con gente que estamos debatiendo diferentes aspectos de la guerra espiritual. Tengo un amigo a quien respeto mucho, sin embargo, ve a Satanás hasta en los diferentes alimentos o en productos comerciales. Es como si hay un espíritu en todas partes. Si alguien tiene dudas, entonces es un espíritu de incredulidad. Alguien dice que tiene hambre, y es el espíritu de la avaricia. Dice que “hay que que pisar la cola del diablo.” Me pregunto, ¿Qué es esto? Sé que las entidades espirituales existen, sé que la lucha no es contra sangre y carne. Pero he leído en Pablo cuando dice a resistir al diablo, no para atacarlo.

Gary responde: tienes toda la razón para estar preocupado. Lee el resto de esta entrada »
A %d blogueros les gusta esto: