Razon de la esperanza

La verdad de Dios para el pueblo de Dios

Archive for the ‘justificacion’ Category

¡Pruebe Arnold, comentario de Efesios!

with 6 comments

¡Recomiendo el comentario de Efesios por nuestro amigo Clinton Arnold! Es parte de la serie Comentario Exegético-Práctico del Nuevo Testamento (CEPNT), publicado por Andamio; Arnold también es el editor de la serie. He aquí una descripción de la serie. Se puede comprar de Andamio, de Amazon, de Kindle, y de Logos. También puede comprar mi comentario de 1-2 Tesalonicenses allí.

 

 

Aquí una selección:

Humanidad atrapada en la esclavitud 

Toda la humanidad está atrapada sin poder escapar de una forma triple de esclavitud. 

Pablo utiliza la palabra “muertos” para caracterizar esta esclavitud. Alguien que está muerto ha perdido toda habilidad para funcionar, razonar o sentir. Lo que resulta irónico es que en el retrato que Pablo hace de los muertos en este pasaje éstos mantienen su habilidad para caminar y actuar. Simplemente han sido separados del Autor de la vida y no tienen deseo alguno ni habilidad para complacerle o para relacionarse con él, su Hacedor. Pablo enseña en este pasaje que no hay nada que puedan hacer los muertos para ganarse el favor de Dios y especialmente su salvación. No hay señal de que ni siquiera lo deseen porque toda su vida está bajo el control de tres fuerzas poderosas que determinan su conducta diaria y su modo de pensar.

Ha quedado demostrado que el mundo, el diablo y la carne son poderes persuasivos que llevan a la humanidad a cometer actos que se desvían del carácter santo y justo de Dios. En el NT hay numerosos testimonios sobre estos tres poderes esclavizadores en las enseñanzas de Jesús, Juan, Lucas, Pedro y Santiago, aunque utilicen un vocabulario distinto. Estas tres fuerzas juntas forman una atadura ineludible, una trampa mortal que mantiene a la humanidad alejada de Dios y sobre una senda diaria de pecado tanto de pensamiento como de conducta.

Podríamos decir que una de estas fuerzas es externa a nosotros, otra es interna, y la otra obra poderosamente a través de las primeras dos además de directamente. La “edad de este mundo” es el medio político, social, económico y cultural insano e impío en el que vivimos. Representa el mal organizado en forma de presión social, ideología, sistemas y estructuras que nos proporcionan un guion de cómo vivir la vida separados de Dios y de sus propósitos. La “carne” es la tendencia e inclinación interior al mal. Es nuestra condición de criatura, infectada por las implicaciones de la caída de Adán, la que nos impulsa a actuar de forma contraria a la que Dios desea que hagamos. Representa una inclinación hacia nosotros mismos y a alejarnos de Dios. “El príncipe de la potestad del aire,” el diablo, es un espíritu inteligente y poderoso que es absolutamente malvado e intenta realizar el mayor mal posible en las vidas de los individuos y a través de ellos en la sociedad.

Los gentiles y judíos que viven en la época de Pablo no tendrían problema alguno para entender y aceptar el diagnóstico de Pablo sobre el dilema humano. Algunos de los gentiles, no obstante, les puede haber resultado difícil entender la inclinación interior al mal que Pablo denomina la “carne,” especialmente si han vivido bajo la influencia de cualquier forma de estoicismo. Puede que estén más dispuesto a aceptar el “mundo” y la idea de los espíritus malignos. Los occidentales de la época contemporánea, por el contrario, a menudo tienen muchas más dificultades para aceptar la noción de un ser personal llamado diablo que influye en la humanidad a través de un ámbito de espíritus malignos. Algunos estudiosos han hablado de esto como lenguaje mitológico que refleja la visión obsoleta de Pablo que resulta irrelevante en nuestra sociedad moderna. Sin embargo, Pablo veía al diablo y a los espíritus malignos como una realidad con la que había que enfrentarse; y así lo han visto los creyentes a lo largo de los siglos, y en todas las culturas y grupos étnicos del mundo.

Cualquiera que sea la dificultad que se tenga para aceptar el diagnóstico de Pablo, este presenta una visión equilibrada en concordancia con el resto de la revelación bíblica y que es necesario integrar a la visión cristiana contemporánea sea cual sea su cultura.

“¡Pruebe Arnold, comentario en Efesios!” por Gary S. Shogren, Profesor de Nuevo Testamento, Seminario ESEPA, San José, Costa Rica

¡Apostasía por delante!

with 2 comments

Yo creo en Salvo, Siempre Salvo. Entonces, cómo interpreto la apostasía?

Ahora que dos cristianos muy conocidos han renunciado a su fe, he aquí algunos pensamientos acerca del otro 99% de nosotros:

La apostasía es una posibilidad para cada cristiano
Cada cristiano está en riesgo.
Cada cristiano está en un constante riesgo.

Bueno: ¿cómo puedo yo, que creo en la seguridad eterna, decir esto? ¿No se supone que debemos decirles a todos que yo tengo la seguridad absoluta de mi salvación?

NO.

La verdad de “una vez salvo, siempre salvo” de ninguna manera elimina la doctrina bíblica de que “hay personas que han profesado a Cristo, se han bautizado, se unen a la iglesia, hacen buenas obras, y luego se apartan de ella.” La apostasía ocurre todo el tiempo, pero las miles de las otras personas que se deslizaron este mes pueden haberlo guardado para sí mismas.

Lo que nos confunde, al menos en la tradición en la que crecí, es que tenemos un séquito de etiquetas desordenadas. Me enseñaron que, si una persona se aleja de la iglesia, de caminar con Cristo, de confiar en Dios, que bueno, esa persona es un “cristiano reincidido”. O “alejado del camino”. O “cristiano apartado” o “carnal”. Sin embargo, yo no puedo encontrar en la Biblia que “retroceder” en ese sentido esté en el vocabulario del evangelio. Alejarse de Cristo no es el caso de alguien que dice algo como: “Bueno, yo estaba en una dieta baja en carbohidratos, pero retrocedí.” No, cuando una persona rechaza a Cristo, o pasivamente, simplemente se aleja de Cristo, esa persona está en eterno peligro. Me rehuso a dar consuelo a una persona descarriada, ¡sólo advertencias de peligro! De hecho, no conozco ninguna forma de distinguir entre este tipo de reincidencia y apostasía, excepto que el apóstata es posiblemente más abierto sobre su estado. En el caso de Joshua Harris y Marty Sampson, estoy horrorizado de que ellos perdieron su rumbo, o lo desecharon, pero al menos fueron francos al respecto.

Leí un artículo por un hombre que sugería que Harris no podría haber hablado realmente en serio, y que saldría de eso. ¡Qué interpretación más extraña de alguien que ha renunciado abiertamente a Cristo! La Biblia dice que Cristo también le negará delante de Dios en el Día del Juicio, punto: Y a cualquiera que niegue a Cristo delante de los hombres, él también le negaré delante de su Padre que está en los cielos (Mateo 10:33). Ese es el veredicto que un apostata escuchará en el Juicio Final. Otro problema, y mucho más tóxico, es esta idea de que, una vez que levantas la mano para aceptar a Cristo, no importa lo que suceda a partir de entonces, eres salvo eternamente.

Aunque preferiría no mencionar su nombre, estoy obligado a citar a Charles Stanley, quien enseña un grave error:

La Biblia claramente enseña que el amor de Dios por su pueblo es de tal magnitud que incluso quienes se alejan de su fe no tienen ni la menor posibilidad de salirse de su mano…Usted y yo no somos salvos porque tengamos fe perdurable. Somos salvos porque en un momento expresamos fe en nuestro Salvador perdurable…Incluso aunque el creyente se proponga convertirse en incrédulo, su salvación no está en peligro. Cristo permanecerá fiel. [1]

Por favor, ¡lea de nuevo con cuidado! Y nota el término importante, “expresar fe”.

¿Y si un cristiano renuncia su fe? Perderá unos premios y nada más:

El creyente infiel no recibirá un lugar especial en el reino de Dios. [2]

Stanley que, él es salvo porque profesó fe en Cristo cuando tenía 12 años, y ya. [3] Esta no es la doctrina auténtica de la seguridad eterna – por cierto no es la versión calvinista – , sino otra noción no bíblica.

Miré a mi alrededor para ver si Charles Stanley había comentado recientemente sobre las deserciones de Joshua Harris o Marty Sampson, pero no encontré nada. No obstante, no veo forma de decir que, según su doctrina, debería enmarcarse así:

Incluso aunque Joshua Harris se haya convertir en incrédulo, su salvación no está en peligro. Marty Sampson fue salvo porque en un momento expresé fe en nuestro Salvador perdurable; ha perdido su fe, pero se queda con su salvación.

Y para ser lógicamente consistente, también deberíamos reescribir los textos del Nuevo Testamento.

Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Sin embargo, ¡no hay de qué! También, el que no persevere hasta el fin será salvo.

Timoteo, algunos han desechado la verdad y naufragaron en cuanto a la fe, pero ¡no se preocupe! Levantaremos el Titánic.

…toleras esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación. Pero ¡no hay de qué! Una vez dijo que creía en Cristo, entonces, ¡no hay Lago de Fuego para Jezabel!

(Mateo 24:13, 1 Timoteo 1:19, Apoc 2:20-21, muy ampliamente parafraseados)

La doctrina reformada enseña, correctamente creo, que la “perseverancia” en la fe es una parte necesaria de la seguridad de la salvación. Mi seguridad no descansa en mis sentimientos. Mi seguridad está en Cristo. Si no estoy en Cristo, tengo cero seguridad. (¡Esto funciona igualmente bien para el creyente genuino que tiene dudas, aunque este es un tema para otro día!). Y cuando compartimos nuestra fe y hacemos la pregunta, “¿Puedes saber que eres salvo?” Nuestra posición debería ser: “Sí, ya que sé quién es Cristo,” no, “¡Sí, porque conozco mi propio corazón!”

Charles Spurgeon expresa esto maravillosamente, y él era un hombre que sin duda alguna creía en la seguridad eterna: “Los verdaderos creyentes no apostatarán, sino que se mantendrán firmes y serán guardados hasta el final.” ¡No obstante, él advirtió a su rebaño contra la apostasía! “…es una gran y solemne verdad que todos los hijos de Dios mantendrán hasta el final, pero es una verdad igualmente solemne que muchos de los que profesan ser del Señor se engañan a sí mismos y, a la postre serán apóstatas.” [4]

Sus pensamientos en Mañana y Tarde para la mañana del 19 de enero son sublimes, aquí es el link: https://www.facebook.com/MorningAndEveningSpurgeon/posts/495770717120377/

NOTAS:

[1] Charles Stanley, del capítulo 8, “Para quienes dejan de creer,” en Seguridad Eterna (Nashville, TN: Editorial Caribe, 1994), pp. 88, 95-96; también del capítulo 10, “Fiel a los fieles,” p. 109. En esta doctrina, Stanley sigue a Zane Hodges y el movimiento de “Libre Gracia”.

[2] Stanley, Seguridad Eterna, p. 108, énfasis agregado.

[3] Stanley, Seguridad Eterna, pp. 9-10.

[4] “Spurgeon Quotes on Apostasy”, https://www.girdedwithtruth.org/spurgeon-quotes-on-apostasy/

“¡Apostasía por delante!” Por Gary S. Shogren, Profesor de Seminario ESEPA, San José, Costa Rica

 

Romanos 5:1 – ¿Tenemos paz con Dios? ¿O “tengamos”?

with 6 comments

La crítica textual, o sea, la ciencia de reconstruir el texto original de un libro, no es una cuestión de, ¿Cuál me suena bien? O ¿De cuál estoy acostumbrado?

La pregunta siempre es: ¿Qué escribió el autor? Y luego, ¿por qué diferentes copias de un texto tienen diferentes palabras (es decir, variantes)?

Rom 5:1 es particularmente interesante, y difícil. “Ya que hemos sido justificados mediante la fe, _____.”

Los manuscritos más antiguos (Sinaítico, Vaticano) y otros testigos tienen el verbo, éjōmen/εχωμεν, con la letra omega, “tengamos paz con Dios.” La gran mayoría tiene éjomen/εχομεν, “tenemos paz con Dios” con ómicron. En español los pronunciamos más o menos igual, en el primero el sonido de “o” es un poco más largo.

Códice Sinaítico, siglo 4

Como en español, un vocal señala la diferencia es entre el
indicativo y el subjuntivo del verbo.

Para complicarlo más, un escriba posterior corrigió Sinaítico, haciéndolo “tenemos”. (Ver el foto por abajo). Igual con Vaticano. Esta práctica no es nada extraño, de hecho, cuando es una cuestión de tanta labor, hacer una copia de la Biblia, uno la corrige en los márgenes, ¡en vez de botarla!

Aquí es el verbo en cuestión en Rom 5:1 Sinaítico. Noten el círuclo encima de la omega, ω. Es un omicron, la corrección agregada por un escriba posterior:

Uno de los manuscritso más antiguos hasta el momento, p46. Contiene secciones de Romanos, pero falta la página que contenía Romanos 5:1 (Romanos en ese códice empieza con 5:17); lástima, hubiera sido un dato muy importante.

El resultado es que, en nuestras Biblias, Rom 5:1 dice “tenemos paz” (DHH, LBLA, NTLH, NBLH, NTV, NVI, RV1908, RV60, RV95, RVA (TLA – “por eso vivimos en paz con Dios”).

¿Por qué en este caso escoger los manuscritos MENOS antiguos? Uno de los editores del texto crítico comenta que, “aunque el subjuntivo cuenta con mayor respaldo externo que el indicativo…la evidencia interna debe tener precedencia.” (Bruce Metzger)

Y, ¿por qué algunos manuscritos tienen “tengamos paz”? ¡Muy sencillo! Ya en el primer siglo y más allá, hubo poca diferencia en el sonido de las dos letras. Podemos adivinar que, el error entró durante un período cuando los escribas de la iglesia primitiva copiaban sus manuscritos así: uno leía su copia en voz alta, y otros escribas escribían lo que escuchaban. Al escuchar 5:1, algunos dijeron que, es el subjuntivo, otros el indicativo. Se llama un “error de audición.”

Los editores del texto crítico han dicho que, “Cierto que Pablo escribió ‘tenemos paz’, porque obviamente es su doctrina de reconciliación con Dios.”

Y por eso, una de las pocas ocasiones cuando los editores están de acuerdo con los manuscritos menos antiguos.

Aplicación: La persona justificada por su fe en Cristo, NO tiene que esforzarse para tener paz con Dios. La paz – la amistad, la reconciliación – es un don. Dios ha declarado la paz.

LINKS:

Les invito a que vaya a mi página de Facebook, y haga un clic en LIKE: Pensamientos sobre el NT Griego.

Uno puede leer el Códice Sinaítico AQUI. Les aseguro que los rumores son falses, Ni el Sinaítico ni el Vaticano son Biblias satánicas ni gnósticas ni gay!

Está la Biblia Nestle-Aland en contrad de la Deidad de Cristo? ¡No!“.

 

Romanos 5:1 – ¿Tenemos paz con Dios? ¿O “tengamos”? por Gary S. Shogren, PhD en Exégesis del Nuevo Testamento, Seminario ESEPA, San José, Costa Rica

A %d blogueros les gusta esto: